“O se opta consciente y reflejamente, o la opción de nuestra vida se realiza sin que ni siquiera caigamos en la cuenta de ello. Pero en cualquier caso, nuestra vida y nuestra acción se inscriben en uno de los sectores contendientes. No hay marginados frente al conflicto social; hay sencillamente, contendores abiertos y contendores solapados, luchadores convencidos y tontos útiles. Demasiadas veces, y más por ingenuidad que por mala voluntad, los universitarios formamos parte de este último grupo. Todos estamos comprometidos: resta saber por quién”.
Ignacio Martín-Baró

jueves, 3 de noviembre de 2011

El triunfo de La Billetera

Ayer escribía que el discurso "democrático" de hegemonía neoliberal en Occidente tiene como límite La Billetera, la situación griega demuestra que tan real es esta afirmación. Hoy, luego de quién sabe qué tipo de presiones internas y externas, Papandreu anuncia el retiro de su propuesta de referéndum.

Creo que este triunfo de La Billetera deja un poco claro algunas cosas que intentaré al menos puntuar...


Eso que solemos llamar democracia, o La Democracia, dista de serlo, y es más un juego que se limita a elecciones cada vez que sea necesario, y a simular una libertad que en realidad no tenemos. Podemos escoger entre sí, pero entre una coca o una pepsi, café de esta o aquella marca, votarle al partido X o el Y, pero en realidad ninguna de estas decisiones cambia realmente algo con respecto a la calidad de vida en general, no podemos decidir sobre el modelo económico, así haya una mayoría sin trabajo, España nos da un claro ejemplo de esto que digo ¿Cuál es la diferencia entre el PSOE y PP, si al final ambos aprueban los recortes impuestos por la UE que a su vez han sido impuestos por los bancos y los ricos? Es decir, esta democracia es profundamente antidemocrática, al igual que los mercados, al primer indicio de democracia de verdad, cierre de filas contra cualquier consulta, no vaya a ser que la gente decida.

Lo otro, es que eso que llaman soberanía no existe. Hemos visto cómo inmediatamente al anuncio de referéndum, los mercados se desplomaron, Merkel, Sarkozy, y muchos otros metieron las manos en Grecia para evitar la consulta, utilizando todo tipo de chantajes y, lo típico de las derechas (solo recordemos el famoso memorando), una campaña de terror, dejando bien claro que no hay alternativas. O sea, que este discurso de la democracia es, además de tremendamente unidimensional y autoritario, desconocedor de cualquier frontera o del derecho de autodeterminación de los pueblos.

El hecho de que Papandreu haya reculado reposiciona en Grecia a la oposición conservadora (¿era acaso progresista el gobierno que aplicó todos los ajustes?), o sea que la cosa puede ir para peor, y claro, envía un mensaje a la ciudadanía, no sólo griega sino europea (¿podríamos pensar que el mundo entero?). Pero además, anticipa elecciones, se pide un gobierno de transición que aplique y apruebe el paquete de contrarreformas, y que sea ese gobierno de transición el que asuma el costo político, para luego convocar a elecciones, pero ya con el ajuste aprobado. Un juego frío de cálculos políticos donde muchos opinan excepto los que votan, aunque voten. Bonita la democracia esa.

Este es el triunfo de La billetera, la democracia está totalmente supeditada a los dictados del capital, y es dudoso que alguna vez haya sido diferente. Queda pendiente la discusión de si participar en el juego electoral aporta algo a la lucha.

2 comentarios:

  1. Efectivamente, ya no es democracia. La Democracia Moderna, es Billetera. Saludos

    ResponderEliminar
  2. El "juego electoral" es uno de los tantos frentes de lucha que no podemos abandonar. Y en este momento, en América Latina (especialmente en
    Sudamérica)va ganando espacios para la construcción (en procesos nada fáciles pero seguros) de verdadera democracia.

    ResponderEliminar