“O se opta consciente y reflejamente, o la opción de nuestra vida se realiza sin que ni siquiera caigamos en la cuenta de ello. Pero en cualquier caso, nuestra vida y nuestra acción se inscriben en uno de los sectores contendientes. No hay marginados frente al conflicto social; hay sencillamente, contendores abiertos y contendores solapados, luchadores convencidos y tontos útiles. Demasiadas veces, y más por ingenuidad que por mala voluntad, los universitarios formamos parte de este último grupo. Todos estamos comprometidos: resta saber por quién”.
Ignacio Martín-Baró

miércoles, 6 de marzo de 2019

Imagine

Me pasa muy seguido que me da por escuchar a un artista o grupo durante toda un semana (o semanas), todos sus discos una y otra vez, obsesivamente, casi siempre producto de algo que vi o leí, o a veces simplemente porque me aparece una canción. Me ha pasado la semana anterior con John Lennon, escuché Love, no recuerdo con exactitud dónde pero la más seguro es que me haya aparecido en algunos de los Daily Mix de Spotify, ya no recuerdo, pero da igual.

El caso es que me puse leer un poco sobre Lennon, y a escuchar sus discos. Fue como si lo volviese a descubrir. Me detuve especialmente a escuchar Imagine, que es una canción que he escuchado toda la vida, que siempre me pareció maravillosa, pero que hoy escucho diferente. En 2002 David Fricke escribió que "analizar Imagine como poesía o como un informe de situación es un asunto complicado, porque se trata de una obra compacta de habla coloquial: una canción pop, una compresión de ideas complejas entres estrofas y un estribillo, dictados por la aritmética del 4/4 de un ritmo de rock & roll lento pero firme". Al parecer la canción puede tener su origen en un libro de Yoko Ono publicado en Tokio en 1964, luego Lennon dijo que la canción fue un manifiesto para ambos. También dijo que Imagine era "prácticamente el Manifiesto comunista, aunque yo no soy particularmente comunista y no pertenezco a ningún movimiento... Pero como está endulzada, la gente la acepta". Le puso un poco de miel a un mensaje profundamente político.

Imagine invita a pensar en otro mundo: Imagine there's no countries / It isn't hard to do / Nothing to kill or die for / And no religion, too / Imagine all the people / Living life in peace (...) Imagine no possessions / I wonder if you can / No need for greed or hunger / A brotherhood of man

¿Se imaginan un mundo así? I wonder if you can... La letra siempre me pareció poderosa, pero volverla a escuchar estos días me hizo pensar en muchas cosas, por ejemplo en aquello que escribí tras el concierto de WatersResist, esa idea que para muchos se convierte en un bonito slogan, un "slogan progre". Porque luego viene el "baño de realidad", "el mundo es así" y punto, que dejemos esa obsesión contra el neoliberalismo y aceptemos la globalización... cosas así, de gente madura. And no religion, too... y dirán, sin religión el mundo se vendría abajo, no habría moral... y claro lo que queda contestar es ¡revisá la historia!

Es "curioso" que esta canción extraordinaria no tenga muchas versiones, como las cientos que sí tiene Yesterday.

Lennon que grababa un disco por año, en 1975 publicó Rock 'N' Roll y "desapareció". Y no fue hasta 1980 que volvió con Double Fantasy. En una entrevista tres días antes de ser asesinado Jonathan Cott conversa con Lennon sobre esto, y Lennon le responde "Pero la ilusión de que yo estaba apartado de la sociedad era una broma. Yo era igual que cualquiera de ustedes; estaba trabajando de nueve a cinco: horneando pan y cambiando pañales y ocupándome del bebé [Sean]. La gente me pregunta: "¿Por qué desapareciste del mapa, por qué te escondiste?" Pero yo no me escondí, me fui a Singapur, Sudáfrica, Hong Kong, Bermudas. Estuve en todos los lugares del universo. Y hacía cosas bastante normales, iba al cine (...) no compuse un carajo..."

Y lo que me quedó dando vueltas en la cabeza fue esta decisión de Lennon y Yoko de dedicarse a Sean, en realidad de esto va este apunte. Lennon en esa entrevista explica cuánto querían un hijo y de los múltiples abortos de Yoko Ono, así que cuando tuvieron a ese hijo tomaron la decisión de dedicarse a él. Otra cosa significativa es que Lennon se refiera a su trabajo: "horneando pan y cambiando pañales y ocupándome del bebé", he ahí toda una reivindicación. Una decisión, que lamentablemente en nuestra sociedad es un privilegio, porque ¿Quién puede darse el lujo de dedicarse a un hijo y además estar "en todos los lugares del universo" por cinco años? Pues Lennon y Ono, artistas multimillonarios.

Pero esa es la cuestión, muchos hombres ni siquiera se lo cuestionan o sienten la necesidad de quedarse en casa y compartir responsabilidades en el cuido de los niños, porque nuestro deber como hombres es ser proveedores (de dinero, no de afectos). Pero también lo cierto es que no hay condiciones para hacerlo. La sociedad no genera esas condiciones. En nuestro país, por ejemplo, no hay licencia de paternidad, sólo algunas instituciones públicas en sus convenciones colectivas (esos demoníacos privilegios) otorgan apenas cinco días, nada. La Universidad de Costa Rica por ejemplo, otorga un permiso con goce de salario el día del parto y catorce días naturales posteriores. En la empresa privada será la buena voluntad del patrono.

Un proyecto de ley buscaba otorgar una licencia de cinco días, y recientemente otro planteó que la licencia fuera de tres meses. Por supuesto hubo saltos, algunos diputados liberacionistas cuestionaron el costo para la seguridad social, pero lo más chistoso es que alegaron la ausencia de estudios que determinen los beneficios que tendría un menor estando también compañía de su padre (sí, eso alegaron). Supongo que debe ser muy difícil imaginarse lo importante del vínculo de los menores con sus progenitores, y más difícil que los padres se vinculen con sus hijos. Imagine. A esos diputados seguro no les cabe en la cabeza pensar el cuido como un asunto compartido, ni siquiera ayuda, sino cuido compartido.

Lo más gracioso de esto es que quienes suelen tener este tipo de argumentaciones son los mismos que "defienden la familia", son los mismos de los discursos apocalípticos sobre la destrucción de la sociedad con el matrimonio entre personas del mismo sexo, son los que defienden esa familia nuclear, tradicional. Lo que en realidad defienden un ideal conservador. Son también los mismos que se oponen a la educación sexual, porque Dios quiere que llenemos la Tierra; son los mismos que no quieren escuchar y discutir sobre la masculinidad; son los mismos que escupen veneno contra "la ideología de género" (que ni siquiera pueden definir).

Son los mismos que buscan que las mujeres que cobran una pensión alimenticia, en muchísimo casos insuficiente para sostener una familia, tengan que justificar sus gastos; son esos que no ven la irresponsabilidad de muchísimos padres que no quieren asumir sus responsabilidades, y que si no fuera por la amenaza de cárcel, no pagarían su pensión. Y luego tenemos todo un aparato machista que refuerza esta idea del hombre como víctima. Claro no todo son absolutos pero hay una clara tendencia a la irresponsabilidad masculina.

Fortalecer los vínculos entre padres hijos es uno de los caminos a tener una sociedad más igualitaria, pensarnos no sólo como proveedores, pensarnos y mostrarnos como seres afectivos podría ayudar a tener una sociedad mejor. Pero esto es sólo una medida, porque efectivamente es necesario educar en el marco de la igualdad, o lo que sería lo mismo, educar desde el feminismo. Como sociedad deberíamos hacer todo lo posible para que los niños tengan oportunidades, para que las redes de cuido no sean las redes de cuido a los políticos corruptos. Lamentablemente, en nuestra sociedad cada vez gana más terreno ese conservadurismo neoliberal y machista rancio. Estamos poniendo por delante lo económico, siempre decimos que los niños son el futuro, pero les negamos su presente, en nombre de la productividad.

Imagine no possessions / I wonder if you can / No need for greed or hunger / A brotherhood of man (...) You may say that I'm a dreamer / But I'm not the only one / I hope someday you'll join us / And the world will live as one

Lamentablemente lo de Lennon y Ono, que debería ser algo de sentido común (eso de dedicarse a los hijos), es un privilegio de artistas millonarios. Este es el principio de realidad de nuestra podrida e hipócrita sociedad capitalista neoliberal. Parece que mucha gente no se lo imagina, aunque cante la canción, aunque vayan de progres... ya muchas veces me han dicho que me salga de la burbuja.