“O se opta consciente y reflejamente, o la opción de nuestra vida se realiza sin que ni siquiera caigamos en la cuenta de ello. Pero en cualquier caso, nuestra vida y nuestra acción se inscriben en uno de los sectores contendientes. No hay marginados frente al conflicto social; hay sencillamente, contendores abiertos y contendores solapados, luchadores convencidos y tontos útiles. Demasiadas veces, y más por ingenuidad que por mala voluntad, los universitarios formamos parte de este último grupo. Todos estamos comprometidos: resta saber por quién”.
Ignacio Martín-Baró

miércoles, 31 de julio de 2013

PASE a Johny...

¿A alguien le puede extrañar que los diputados del PASE le den la adhesión a Johny Araya? Pues sólo a alguien muy ingenuo. El PASE es una de esos partidos a los que popularmente se les denomina "tureca", es el mejor ejemplo de eso. Un partido que no tiene una definición ideológica clara, aunque todos hemos podido ver que se trata de un partido cuyos dirigentes son tan conservadores como los del los otros partidos turecas - evangélicos.

Este partiducho, sorprendentemente logró aumentar la cantidad de diputados de uno a cuatro, su propuesta fue muy básica, generar lástima ("ayúdenos con su voto") desde la discapacidad. Mucha gente se fue en la finta, porque buscaron la opción "menos dañina" para no votar por los de siempre. Pero "salieron chulos" y pronto se vio que éstos estaban plegados al PLN, que sin ningún rubor traicionaron pactos, que su palabra no vale nada y que se vendieron negociando puestos. Esa es su vocación. Poco les importa su "población meta", esa es una máscara para ocupar en puestos de poder, desde ahí han apoyado la agenda conservadora de la caverna, porque son parte de la caverna. Sus manifestaciones ultra conservadoras así lo certifican.

O sea, en el PASE han dado muestras sobradas de su vocación tureca, y están dispuestos a venderle el alma al diablo con tal de ocupar puestos políticos. Por eso no debería sorprendernos el anuncio de hoy. Oportunismo puro, y duro, Víctor Granados ya había hecho un importante adelanto de lo que son capaces de hacer.

Por supuesto que se trata de un asunto de puestos y de cuotas de poder, de eso no debemos tener la menor duda. El problema para Johny Araya será, en caso de que gane, acomodar a tanto oportunista en el gobierno, la repartición va a ser una carnicería, a menos de que incumpla sus compromisos, cosa que tampoco sería extraño.

Finalmente, y aunque la Diputada Chaves, con cara de momia, diga que Óscar López es un gran candidato y que no tiene duda de que será diputado, lo cierto es que esto es una estocada al PASE. Que sus diputados le den la espalda a su candidato (porque Johny Araya es el que representa la mejor oportunidad de triunfo), es una puñalada y un mensaje que evidencia que en realidad éstos son parte del PLN, y que de forma muy oportunista buscan un puesto. La campaña del PASE apelará nuevamente a la lástima y a la instrumentalización de esa lástima.

La lógica indicaría que todo es el final del PASE, habría que sumar el escándalo de financiación en la campaña y el intento de estafa al TSE, pero en este país todo es posible y no debería extrañarnos que el partido tureca siga teniendo representación en la Asamblea Legislativa, y que además su voto se venda al mejor postor.

jueves, 25 de julio de 2013

Un poco de paz...

Poco más de dos semanas sin ejercicio pesan no sólo en lo físico sino que también en lo mental. Dos semanas casi metido entre la casa y el trabajo (y eso no es vida), pero eso es lo que dejan esas gripes extrañas que andan por ahí.

Por eso aprovechando el feriado, con muy buena música de fondo... me subí a la bicicleta a oxigenar el pecho y sobre todo la mente. Y mientras pedaleo cerca de la Universidad pienso en lo que debe estar ocurriendo en Guanacaste, de repente me siento horrorizado con lo de Santiago de Compostela (no dejo de pensar en lo irresponsable del maquinista, pero tampoco en lo alienado que debe estar ese tipo producto de su trabajo en una situación como la que vive España)...  pienso además si Laura Chinchilla no estará ya deseando (tanto como nosotros) que se acabe su periodo de gobierno, o si pensará que realmente lo ha hecho muy bien, pero así convencida de ello, o lo pensará porque tiene alrededor una bola de aduladores... o es que ella y la clase gobernante son tan cínicos que no les importa...

Y no me había dado cuenta, pero así no más, apenas saliendo, y a pesar de las cosas en que iba y fui pensando, tuve aquella vieja sensación de bienestar, de felicidad... y pienso y siento que a pesar de todo en realidad aún se puede sentir un poco de paz y tranquilidad... Y pues nada, que me acordé de vos, de aquella época feliz... un abrazo.

martes, 23 de julio de 2013

Tolerancia...

Para ser absolutamente honesto, detesto ese concepto de "tolerancia". Sobre todo detesto a quienes lo instrumentalizan, a quienes lo convierten en un mandato, y por ello vacío en sus intenciones que pretenden de respeto, pero que en realidad esconden de un severo autoritarismo. Sí, en nuestro país eso de "tolerancia" es un mandato egocéntrico, políticamente correcto y muy propio de esta "forma de ser de los ticos", es decir, de la doble moral, de ser muy correcto, muy superiores. A mí eso de "tener que" ser tolerante me tiene podrido. Como también me tiene podrido el concepto mismo de "tolerancia". Lo peor es que esa gente que va de superior, de correcta, de objetiva, por encima de las ideologías o de la política, de la moral y por tanto del bien o el mal (solo por debajo de Dios, porque claro suelen ser muy creyentes), me lo pasa diciendo... "mae usted sí que es intolerante...", y claro, es que eso de "ser tolerante" viene mezclado con una pizca de pasividad, medias tintas, superioridad, y claro de que quien sostenga una posición divergente es considerado un "intolerante". Tolerancia es el mejor arma contra una buena discusión, o para discutir y simplemente no escuchar, porque uno es muy tolerante, te oigo pero no cambiaré de opinión, te tolero; o la típica, "sí es homosexual, pobrecito, pero hay que tolerarlo".

Es decir, la palabra tolerancia es nuestro contexto es utilizada para todo lo contrario de lo que la gente pretende, y ni siquiera se para a pensarlo, simplemente la usa. Por lo que su uso deviene tremendamente autoritario, y sirve como forma de censura  y condena moral. Este un uso autoritario destruye la disidencia, la diferencia y busca homogeneizar. Lo hace en nombre de lo diferente, pero solo en su nombre, porque su trasfondo es violento. Es decir, que su "inverso" (intolerancia) es el perfecto reverso de tolerancia, es su complemento. Ahora, tampoco estoy haciendo una defensa de la intolerancia, es tan sólo una arenga contra la hipocresía tolerante y sus fans, sobretodo sus fans. 

Eduardo Haro Tecglen en su "Diccionario de Política" (1997) explica que tolerar “... en sus acepciones castellanas es “sufrir con paciencia”, es “disimular algo que no es lícito sin consentirlo expresamente”; es “soportar, aguantar”; todo ello está presente en la tolerancia política, es decir, que el tolerado es soportado y sufrido por el que tolera, que por consiguiente está en un nivel superior, paternal y autoritario; sus actos resultan disimulados, pero resultan ilícitos, de manera su forma de vida es siempre marginal, y está pendiente de la represión que en cualquier momento pueda ejercerse.” (p. 408). La tolerancia, entonces, lleva implícita una cierta represión moral, y representa una ambigüedad sobre lo que se tolera, porque los márgenes sobre lo que se tolera, y cuánto, no están escritos ni tipificados, en muchos casos además podría tener ver con asuntos meramente económicos. 

En nuestro país la "tolerancia" es considerada una virtud dentro de la cultura democrática, y se pretende que implique el respeto a la diferencia de los otros y a las ideologías también de los otros. Pero como dice Haro Tecglen “Hay que desconfiar de quienes, de palabra o por escrito, lanzan el interdicto: “es intolerancia que...: son intolerantes”.

lunes, 22 de julio de 2013

Calentura

Mi relación con Centroamérica es muy extraña, y no porque sienta algún tipo de desprecio o me crea superior, tampoco me ubico en esa posición de decir que tolero a los nicas, salvadoreños, catrachos o chapines... detesto ese concepto de tolerancia, ya haré un apunte al respecto. El caso es que toda una vida, Centroamérica ha sido una incógnita, ahora menos que antes, posiblemente se ha debido a que mi familia es una familia promedio, es decir, con más o menos los mismos estereotipos producto de nuestro maravilloso sistema educativo, y sintiendo que somos una historia muy distinta a la del resto. No sé si me explico. Fuimos educados en esa extraña concepción de ser la Suiza Centroamericana, de creernos blanquitos (a pesar de que nuestra piel evidencia lo contrario), pero en nuestro caso (mis hermanos y yo) eso no se ha expresado en xenofobia, sí claro en algunos prejuicios y más que eso es un desconocimiento de nuestra historia como centroamericanos. Para decirlo de otra forma, somos ticos, pero no centroamericanos. En nuestro caso es todavía más extraño porque mi abuelo, Everardo Arévalo Padilla, era Salvadoreño. Lo que conozco de ese pequeñito país no proviene de historia familiares, ni nada, sino de mis viajes, ya más grande.

Ya grande, o sea, en la U volví a El Salvador a un encuentro de estudiantes, que se efectuó en la Universidad de El Salvador, con los compañeros de la AGEUS descubrí otro país, muy distinto al que visité en enero de 1992. Casi diez años después de la firma de los acuerdos de paz, las causas de la guerra seguían intactas. Me tocó ver junto a los estudiantes las enormes dificultades de la gente para apenas vivir, gobernados por esos trogloditas de la derecha Salvadoreña. 

Volví, varios años después en otra posición. Tuve el privilegio de hacer de Observador Internacional en la elecciones del año 2009. Y fue otra perspectiva, un momento único, impresionante ver el triunfo indiscutible de un pueblo, un triunfo que no pudieron robarle al Frente ni siquiera con el fraude tan descarado que perpetró la derecha. Si uno cree que el Tribunal Supremo de Elecciones en nuestro país es un títere del poder, en El Salvador el Tribunal Electoral es, sin ningún rubor, un aparato que sigue los designios de los empresarios, así descaradamente, ese era un Tribunal de Siglo XVIII, así para ser generoso. Los medios de comunicación son un descaro absoluto en cuanto a manipulación se refiere. Esa derecha en El Salvador no se ha enterado que se acabó la Guerra Fría, y parte de su himno reza: "El Salvador será la tumba de los comunistas...", y lo siguen cantando con el fervor de hace 40 años cuando perpetraban delitos que nos costaría imaginar, pero lo que sí es fácil de imaginar es que les encantaría seguir haciendo las cosas como antes.

En estos viajes me he ido acercando a Centroamérica, y me he sentido bastante más centroamericano que hace un tiempo.

El primer viaje a El Salvador fue por tierra, en el año 1992. Recién acababa la guerra, y las señas del conflicto armado estaban en cada calle, era impresionante. Me costaba mucho imaginar, a mis 14 años, que todo aquello pudiera ser posible. Recuerdo que un día almorzábamos en alguno de los restaurantes del Paseo Escalón. En celebración tiraron una bombeta, la gente en el restaurante se tiró bajo las mesas, y claramente yo no entendía lo que ocurría, ni porqué la bombeta ni menos aún la reacción de la gente, era una bombeta. Cuando me lo explicaron, dimensioné un poco lo ocurrido. Pero eso era lo menos. El drama de la gente, aquella miseria, y aquel país destruido me hicieron sentir muchas cosas, aún sin tener nada claro porque había pasado todo aquello. 

De camino a El Salvador, tuve contacto por primera vez con los militares. Y fue, no podía ser de otra forma, horrible. La frontera con Honduras es sencillamente de lo peor que hay, y los milicos hondureños sencillamente dan asco, y mucho miedo. Eso fue lo que sentí, mucho miedo, y por primera vez sentí la incapacidad y la fragilidad de la vida frente a esos desalmados, revestidos de una autoridad irrebatible, por lo menos en esas condiciones. Debo decir que no hubo nada particular, fue solo la prepotencia y esa mirada fría, sin alma. 

En todo caso, lo que quería contar, fue que esa vez que viajamos a El Salvador, de regreso mi hermano mayor se enfermó. Recuerdo que sentí mucha angustia porque estaba pálido y no paraba de vomitar, y como en aquellas épocas yo gozaba de una fe cristiana (inédita en estos días, yo más bien diría cosa de un pasado lejanísimo) cerré mis ojos y le pedí al Señor que lo curara, pero no sólo eso, sino que además pedía ser yo el portador de aquel mal. Pedido y concedido. El señor me trasladó el virus que atacó a mi hermano, pero claro, mi hermano siguió hecho una piltrafa, la diferencia es que ahora yo también. Debo confesar que no agradecí nada aquella estafa, si bien "era mi culpa por haberlo pedido", el trato, según yo, era que mi hermano se curara. Cuento esto lleno de algo de vergüenza, porque uno puede creer ese tipo de cosas cuando es un niño, pero a los 14, creo que debería dar un poquito de pena, a esas edades ya uno tiene algo de capacidad para comprender que cuando uno cuando viaja por Centroamérica normalmente se enferma. Y que no es un asunto de fe ni de castigos divinos, ni nada de esas cosas irracionales, sino de bacterias.

El caso es que como nos enfermamos ya de vuelta, la mayor parte de la enfermedad la viví ya en mi casa. La parte final estuvo bastante complicada porque sufría de unas calenturas bárbaras. Una noche, fue tanto que empecé a delirar. Ardía. Y salí, con el pelo hecho un desastre, los ojos medio cerrados, en chancletas, apenas podía caminar y decía incoherencias. Salí a buscar a mis papás. Llegué a la esquina y estaban ahí todos "los de la barra". Dije dos o tres incoherencias, que obviamente nadie entendió, todos se burlaron de las estupideces que dije, dije otras dos incoherencias, y entonces me mandaron al carajo. Mi hermano se encargó de llevarme a la casa. Justo en ese momento llegaban mis papás y sin entender muy bien qué pasaba me regañaron por haber salido de esa forma. Creo que nunca antes había delirado, y creo que nunca después, y si lo he hecho no me he dado cuenta (que grave, jejeje). 

Y bueno todo esto viene a cuento porque la semana pasada tuve un episodio de calentura como hace años no tenía. Una gripe con intenciones asesinas me atacó, el miércoles estuve con una fiebre terrible, me hice un cóctel de pastillas y pude dormir (ya tenía tres noches de no hacerlo), y empecé a soñar, curiosamente con estas cosas que les cuento en este apunte. Recordé, con muchos  más detalles que harían sencillamente imposible de leer en un apunte, mis viajes a El Salvador y aquel delirio a la vuelta. Me reí mucho recordando el episodio lleno de fe de la enfermedad, y claramente me acordé de mi hermano, que nunca se enteró que le salvé la vida a punta de oración. Que varas.

jueves, 18 de julio de 2013

La Comandante de nuestras Fuerzas Aéreas

¿Alguien puede tomar a este gobierno como serio? Yo no, me parece que son una bola de charlatanes. Por algo las encuestas señalan que este gobierno del PLN es bien malo, la opinión es generalizada, no conozco a una sola persona que opine bien de esta administración, es más, pareciera que la Chinchilla ganó con un fraude monumental, nadie votó por ella. Solo una amiga me confesó un día de estos que había votado por Chinchilla, y me lo dijo casi en tono de disculpa.

Y es que cuando pensamos que ya no hay margen para superar el ridículo anterior, el gobierno se sale con la suya y nos demuestra que en cuestión de charlatanería y falta de seriedad son unos campeones, y siempre se autosuperan. Estamos a 9 meses de que se acabe este mal gobierno y eso quiere decir que aún nos brindarán nuevas muestras de su habitual capacidad de superación.

Y es que lo de hoy no tiene nombre.

Nos enteramos que tenemos fuerza aérea (¡¡¡¡!!!!¿¿¿¿????), pero que además "La Negrita" es la Comandante... destronando con ello a la "Virgen de Ujarrás"... sin palabras. Y yo que pensaba que la "madre de dios" era sólo una, a menos que dios (un ser incomprensible para muchos de nosotros) haya sido engendrado por muchas vírgenes, y éstas una vez parido, se encuentre en disputas más terrenales, como la comandancia de la "fuerza aérea tica".

La nota periodística (¿¿??) con total seriedad nos informa además de la molestia de vecinos de Ujarrás por el desplante del gobierno y anuncian bloqueos, que el ministro de propaganda, Carlos Roverssi (mejor conocido como Homero Simpson) atribuye a la dirigencia del Frente Amplio y al inicio de la campaña electoral.

Y como Iglesia y Estado, en este país se funden, el "rector párroco de templo" Francisco Arias, casi al borde de un orgasmo, en conferencia de prensa comunicó al país la honrosa designación y dijo: "Esa tarde (31 de julio), altos funcionarios de Seguridad del Gobierno le impondrán a La Negrita, en su custodia, dos alitas de avión". Esperemos que la virgen no esté en custodia de los oficiales del OIJ, la podrían quebrar a punta de golpes.

Estamos además invitados, porque la Sección Aérea nos ofrecerá "espectáculos de su especialidad", no sabemos cuáles pues aún los están planificando, la coordinación con la dirigencia del Saprissa estaba complicada.

Si tuviéramos un Estado Laico estos disparates al menos sería algo más difícil que se dieran, pero mientras el Estado siga siendo católico, nos veremos sometidos a esta clase de estupideces: un país sin ejército con una "fuerza aérea" comandada por la mismísima virgen.

martes, 9 de julio de 2013

Ese "sentimiento machista"...

Un personaje salido de la caverna. Dice ser un campesino, y diciéndolo pretende justificar que es un macho, hecho y de derecha. Este sujeto pretende ser líder espiritual, pretende darnos clases de la más correcta y pura moral, se pretende superior, dice no juzgar, pero lanza condenatorias y manda a callar a esas minorías que le hacen tanto ruido en su diminuta y cerrada cabeza, ese ruido le molesta tanto que no le deja dormir... que no le deja soñar tranquilamente sus perversiones...

Este personaje salido de la caverna, quiere convencernos que la sociedad está mal formada por ideas falsas, y que los Derechos Humanos son una moda que cala en la población por culpa de ese ruido que ronda en su cabeza. Cree que él es el que tiene la verdad, ese "sentimiento machista", ese sentimiento de superioridad de ser todo un Hombre, así se lo exige. Su "sentimiento machista" ordena: todo el mundo a callar... sobre todo esas minorías abominables, callados como en los viejos tiempos: Va de moderno, pero no es más que un pobre diablo atormentado por una moral que ni siquiera puede sostener, porque sostener la ley encarnándola lo único que muestra es el vacío y la mierda que lleva por dentro...

El líder espiritual no quiere ruido, no quiere ni imaginar el sexo entre hombres, ¡guácala! grita... aberración absoluta, grita el campesino que dice ser. Su "sentimiento machista" lo posee y habla por él,  no soporta el homosexualismo, porque es una inmoralidad terrible, pero claro, sí soporta el lesbianismo, si se trata de mujeres la cosa cambia. Cuando habla su "sentimiento machista", sus perversiones de campesino vuelan y esas "noches solitarias", ya no lo son tanto. Pero el ruido de esas minorías lo distraen y en su mente las educadas lesbianas se tornan fornidos machos de bigote, panzones lampiños, flacos morenos, hombres sintiendo placer con hombres... ¿qué será lo que en realidad le causa todo esto?... pero antes de saberlo, porque prefiere no saberlo, grita exigiendo que se calle el ruido y que lleguen a rescatarlo sus educadas lesbianas, esas lesbianas que su sentimiento de macho seguramente dibuja rubias, delgadas, blancas... porque además de macho, es ladino el muy cabrón.

miércoles, 3 de julio de 2013

Intolerancia, machismo, estupidez y vagancia diputadil

Cuando escribí ayer sobre la reforma a la Ley de la Persona Joven, me basé en lo que vi en medios de comunicación y me parecía que el nivel de estupidez y de conservadurismo eran sencillamente fuera de serie. Pero es que leer al leer el acta legislativa he quedado totalmente asombrado, porque lo que sale en los medios no es nada comparado con la cantidad - y la calidad - de la estupideces diputadiles. 

Algunos diputados no comprenden qué es una reforma tácita a la ley, ¡tres años después de ejercer como legisladores! (Jorge Arturo Rojas, así para pegarle color). Tuvo otro diputado que explicarle. 

Sin entrar al fondo del asunto, llama muchísimo la atención que el Diputado del Frente Amplio José María Villalta explicó muy claramente los alcances de la reforma, consta en actas. Villalta les recordó a sus colegas: "Esa fue la explicación que realicé en el acta cuando este proyecto se votó en primer debate, muchos diputados tuvieron tiempo de leer y revisar esas actas, este proyecto fue publicado también, y si no lo hicieron en el momento oportuno, (...) pero tampoco pueden decir que
se le sorprendió o que no estaba claramente explicado el sentido de la norma que se votó el día de ayer en segundo debate, porque lo advertimos desde la votación en primer debate". Más tarde vuelve a recordarles a los diputados que se rasgaban sus diputadiles vestiduras: "Hicimos la referencia, la explicación previa, y en la explicación del primer debate, que eso incluye, como ha dicho la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la discriminación por orientación sexual, lo explicamos en la votación de primer debate, nadie lo objetó, lo explicamos cuando se aprobó la moción en la Comisión de Juventud, Niñez y Adolescencia y eso es lo que dice, se está haciendo así una reforma del artículo 242 del Código de Familia que es compatible". 

De lo dicho por Villalta se comprende muy claramente que ya se sabía de qué iba la cosa, no es posible alegar desconocimiento, no puede hacerlo un diputado. Y sin embargo Manrique Oviedo sí lo hace. Transcribo la "defensa" que hace Oviedo de su posición: 
"Hoy lo que me siento es engañado, me siente engañado y lo apechugo con mi responsabilidad, no le voy a hacer… no se la voy a endosar a nadie, no, es responsabilidad mía, pero hoy me siento engañado y el espíritu de este servidor jamás de los jamases fue pretender que se aprobara este tipo de situaciones.

Habían otros temas de plazos de precedentes y una serie de situaciones que hoy tienen que ver, respeto los criterios de los diputados que me antecedieron, pero este servidor, bajo ninguna circunstancia, va avalar lo dicho anteriormente.
Reitero, una vez más, no es mi espíritu, me siento engañado y apechugo, no le voy a echar las culpas a nadie, mi responsabilidad, porque si bien es cierto, no tengo la capacidad, yo creo que ningún diputado lo tiene para estudiar y analizar a profundidad los diferentes proyectos de ley, y en este caso no lo hizo, voté confiado en, realmente, que otro era el espíritu, pero a todas luces me siento engañado y tengo entendido que el espíritu del proyecto de ley, incluso, no era ese.
Hago esta aclaración para todos los efectos correspondientes, señor presidente."
Realmente quedo estupefacto de semejante justificación. Oviedo dice que se siente "engañado", ¿por quién? Si el Diputado Villalta advirtió de qué se trataba la reforma, y cuál su alcance. Es posible que Oviedo además de no leer lo que votará, tampoco escuche a sus compañeros, hablan los que opinan diferente, "los respeta, respeta sus criterios" pero no lo escucha, porque si escuchara se habría enterado por lo menos de la mitad de la película. Oviedo encarna a ese sector del PAC que se dice Acción Ciudadana, pero que no escucha al otro, porque la Acción Ciudadana para ese sector es lo que ellos creen que el pueblo necesita, y lo que ellos creen, son sus prejuicios. Pero también es posible, que mientras Villalta hablara se fuera al cafetín, esta es una práctica muy común de esa derecha conservadora. 

Su "espíritu" no tenía que ver con aprobar ese "tipo de situaciones", es tal su conservadurismo que ni siquiera puede nombrar lo que ha aprobado. Manrique Oviedo dice asumir la responsabilidad, que apechuga, pero luego le pedirá a la presidente (con minúscula y en masculino, se comporta como macho) que vete la ley que acaba de aprobar. Vaya forma de apechugar.

Pero lo peor es cuando Oviedo se "justifica", diciendo que ningún diputado tiene la capacidad "para estudiar y analizar a profundidad los diferentes proyectos de ley". Yo conozco a uno. Y ese Diputado representa a una bancada unipersonal que tiene que estar en los mismo que todo un partido que tiene 14 o más diputados y no sé cuántos asesores. Ese diputado es precisamente el que propuso la reforma: José María Villalta. No dejo de asombrarme cada con la capacidad de Villalta, siendo uno sólo ha hecho mucho mejor trabajo que fracciones que cuentan con muchos diputados. Por algo es el Diputado más propositivo de la actual legislatura. Pero volviendo a Oviedo que insiste en sentirse engañado, al menos admite no tener capacidad. A veces uno se da cuenta de que no tiene la capacidad cuando ejerce el cargo, hubiera sido muy bueno que se hubiera dado cuenta hace unos cuatro y nos hubiera ahorrado a todos este tipo de bochornos.

Y es que como les recordó Villalta: "Por supuesto que así como ningún ciudadano puede alegar ignorancia de la ley tampoco un diputado que vota una ley puede alegar ignorancia del proyecto de ley que está votando". Por eso es que resulta inadmisible y torpe que Oviedo se queje de esta forma, que haya hecho semejante ridículo, que su macho a flor de piel le haya pedido a la Chinchilla el veto. 

El acta sigue y tiene otras bellezas. Por el momento lo dejo ahí, que ya con más tiempo les compartiré las emocionantes declaraciones de los señores y señoras diputadas que se sintieron engañados... y anuncian revisiones - a una ley que acaban de aprobar -. Lamentable que no hayan hecho esas revisiones en el momento correcto antes de votar. Es claro que los diputados no solo no leen, sino que ni siquiera entienden lo que dice el otro (si es que escuchan), y ¿entonces para qué tantos asesores? ¿a qué se dedican tantos abogados, tantos politólogos? Parece que a cualquier cosa menos a leer, pensar y hacer su trabajo.

Pero resulta penoso que diputados no sepan qué votaron. Resulta penosa esta calidad de diputados, que apenas unos cuantos se salve. Ser diputado debería ser tomado en serio, hay mucho charlatán, los partidos debieran tomárselo en serio no cualquiera puede ser diputado, y no es una cuestión de títulos, es de capacidad. Pero si salen electos este tipo de charlatanes algo muy mal se está haciendo, y claro eso sólo conviene a un sector específico. 

Por cierto que perdí una apuesta, la Chinchilla no se quiso comer el chicharrón y no vetará la ley. Oviedo llevará por el resto de su vida, a menos de que rece cincuenta mil padres nuestros y treinta y cinco mil ave marías, la dura carga de haber aprobado una reforma TÁCITA al Código de Familia, que efectivamente - al menos en el papel - logra que las personas no sufran discriminación contra la dignidad humana, como tiene ser.


martes, 2 de julio de 2013

Manrique Oviedo: el diputado que no lee lo que vota

Leyendo las noticias de hoy, específicamente, sobre la modificación a la Ley de Persona Joven me he quedado anonadado, estupefacto. La verdad es que uno puede esperar de algunos diputados cualquier cosa, pero es que hay niveles y límites.

Uno puede esperar que Justo Orozco salga con alguna de sus típicas arengas de pastorcito con sensibilidad de macho hegemónico, a la que desgraciadamente ya nos hemos acostumbrado; también acostumbrados estamos al otro pastor que dice seguir las leyes de dios y que le valen un pepino las terrenales, aunque violen Derechos Fundamentales. Una desgracia, porque aunque nos de mucha rabia, de ese par sólo se puede esperar eso, homofobia pura, "razonamientos" superados hace siglos, pero ya sabemos a qué atenernos. Como también sabemos que son títeres y la carne de cañón de los cobardes del PLN que no se atreven a mostrar todo su machismo y homofobia.

Sería muy bueno que el TSE por fin aplicara la ley como debe ser y que estos partiditos y politiquillos-pastores que claramente utilizan el púlpito para ocupar curules y hacer política pública desde sus retrógradas concepciones religiosas, no puedan hacerlo más. Es demasiado evidente para todos - excepto para el TSE, pareciera -, que se mezcla política y religión, y que desde ese lugar se juega con la fe, pero sobre todo con los miedos de la gente, porque es muy claro que que desde ahí se instrumentaliza el odio, el miedo, y de eso se hace política pública.

Pero volviendo a los disparates diputadiles. Da pena Manrique Oviedo y el ridículo que ha hecho. Que desde hace tiempo también había manifestado toda su homofobia, su conservadurismo, digno del partido de Justo. Oviedo, al parecer es de los que creen que hay ley natural y está escrita por dios.

El PAC en realidad es algo muy raro. Uno comprende que en los partidos haya tendencias y que incluso expresen contradicciones metodológicas, y algunas veces de fondo. Pero tan abismales, es demasiado. Porque es insólito que la Jefa de Fracción haya sido el domingo pasado la Mariscal de la marcha del Orgullo, y su "compañero" de bancada dos días después se comporte como un macho del Siglo XII. ¿cómo es que en un partido que se cree progresista se exprese una contradicción tan grande e irreconciliable? No voy a entrar a especular al respecto, la verdad no creo que valga la pena para efectos de este apunte, pero quería dejarlo en evidencia (como si nadie lo notara).

Por si no fuera poca esa semejante expresión de conservadurismo, Oviedo sumó otra cosa, que me parece además inaudita e imperdonable en un diputado: no leer lo que vota. Oviedo vota "por accidente" una reforma a la Ley de la Persona Joven que abre un portillo para las personas que viven en unión libre, porque loq ue votaron establece que no debe haber "discriminación contraria a la dignidad humana", pero además de que no leyó lo que estaba votando, una vez que fue aprobado de forma unánime, hace el ridículo de pedir el veto a la presidente (en minúscula y en masculino, se comporta como macho). Resulta absolutamente vergonzoso ni siquiera haber leído lo que votó, para una vez aprobado pedirle a la Chinchilla que vete la ley. Claro que también podría ser que no entendió lo que votó, lo que hace peor aún, o sea, que sea desde cualquier ángulo el ridículo el monumental.

Son precisamente este tipo de ridículos, producto de la vagancia, de la ignorancia, pero sobre todo de los prejuicios religiosos e ideológicos. Este tipo de actuaciones, como las de Oviedo, que hoy están al nivel de Orozco y Avendaño, son las que degradan la política y la cosa pública. Es una vergüenza que tipos como estos lleguen a ser diputados, pero más que vergüenza es terrible que estos retrógrados, ignorantes, que ni leen lo que votan sean los que hagan leyes.

Quisiera pensar que estos tipos al quedar tan en evidencia harán que muchos se cuestionen a quiénes le dan el voto, pero dados los antecedentes no lo creo. Pero si además le agregamos que estos personajes representan una cierta sensibilidad del macho hegemónico, del conservadurismo puro y duro, pues no tengo muchas esperanzas.

Y por cierto, lo más probable es que la mala presidente (en minúscula y enmasculino, se comporta como macho) que tenemos vete la ley, ya hemos visto que es enemiga de la legislación progresista.