“O se opta consciente y reflejamente, o la opción de nuestra vida se realiza sin que ni siquiera caigamos en la cuenta de ello. Pero en cualquier caso, nuestra vida y nuestra acción se inscriben en uno de los sectores contendientes. No hay marginados frente al conflicto social; hay sencillamente, contendores abiertos y contendores solapados, luchadores convencidos y tontos útiles. Demasiadas veces, y más por ingenuidad que por mala voluntad, los universitarios formamos parte de este último grupo. Todos estamos comprometidos: resta saber por quién”.
Ignacio Martín-Baró

miércoles, 5 de febrero de 2014

Elecciones 2014: triunfo de la izquierda y la posición del PAC

Sobre los resultados electorales del pasado fin de semana solo puedo decir que me siento muy contento, es más feliz. Sin ninguna duda el Frente Amplio (FA) se ha anotado un triunfo muy importante, siendo el partido que más creció. El resultado es tremendamente positivo para el FA, pasar de 1 a 9 diputados  y en la papeleta presidencial del 0.3% al 17.14%, es un éxito rotundo. Pero es que además el FA ahora tiene diputados en las siete provincias, lo que habla muy bien del trabajo de organización y creación de estructura partidaria a lo largo de estos años, volviéndose intenso en los últimos meses.

Particularmente hay que destacar que ese 17.14% se obtuvo mayoritariamente a puro trabajo de hormiga, con el cara a cara, porque el FA fue el partido (de los 5 que encabezaban las encuestas) que menos dinero gastó. Pero además ese 17.14% votó con convicción, y lo hizo a pesar de toda la campaña sucia que se hizo contra el FA. Esa campaña tuvo su efecto en algunos sectores de la población, especialmente los de clase media (igual como ocurrió en 2007), también en otros sectores de las zonas costeras y que en combinación con el abandono del gobierno, no salieron a votar. Como dijo José María Villalta, no pudimos movilizar a ese sector, faltó más trabajo, pero dadas las condiciones era imposible. Pero no por ello el trabajo realizado fue exitoso, no exento de errores. ¿Quiere decir que todo ese voto al FA es de izquierdas? No, claramente no lo es todo, pero es significativo que se le haya votado a la izquierda en esa magnitud, porque eso quiere decir que se reconoce ahí una opción política respetable.

A las filas del FA se incorporaron muchos jóvenes, muchísimos, que le inyectaron al Partido una nueva dinámica, mucha energía, eso combinado, o producto en parte, de un candidato joven que ha hecho un excelente trabajo legislativo, honesto y que siempre ha estado en la calle y que logro generar una identificación de esos miles de jóvenes que ingresaron a las filas del FA. Hay un salto cualitativo importante, porque esa "chavalada" ha hecho su irrupción a la política partidaria con la posibilidad y la mentalidad de ganar, a diferencia de nuestra generación, acostumbrada a apenas resistir y pensar en pequeño, a estar satisfechos con tener dos diputados. Eso se ha roto, claramente esos jóvenes pensaban que ganaríamos, y eso es importante, porque empieza a configurar una nueva subjetividad en el Partido., y obliga al partido a modificar sus estructuras. Por eso algunos lloraban desconsolados por la "derrota", porque sintieron la victoria muy cerca, yo también la sentí cerca, por primera vez. Recuerdo que hace poco menos de un mes le dije a Patricia Mora que nunca antes había visto la posibilidad de una victoria tan cerca, y que sin embargo estaba tan lejos. La sensación de derrota, el duelo y la tristeza que sienten algunos es muy natural, y habla muy bien de lo que fue esta campaña para nosotros.

Pero en todo caso no fue una derrota, todo lo contrario, como ya dije fue un triunfo, porque tan solo frenaron de momento el crecimiento del FA, porque desde el proceso de aprobación del TLC se viene reconfigurando el espectro político, los jóvenes que ya no crecieron bajo la herencia de la Guerra Civil del 48 y los códigos de la Guerra Fría, pero sí en tiempos de rampante neoliberalismo ven como cada vez más se les cierran espacios y oportunidades para vivir dignamente, han visto la voracidad de los sectores oligárquicos y su cinismo, sienten en carne propia la exclusión. Es decir, que estamos frente a un proceso muy interesante de transformación política de nuestro país, y en ese proceso serán determinantes esos jóvenes rebeldes que ya no comen cuento, y la capacidad que tenga el FA para producir propuestas, pero sobre todo prácticas políticas que no instrumentalicen esa participación, sino más bien que la potencien. Para ello será fundamental fortalecer los procesos de formación política e ideológica, pero ya no desde la matriz conceptual y la praxis de la vieja izquierda, sino desde formas que rescaten lo mejor de esa tradición y se adapten a los nuevos tiempos que corren. Igual debe ocurrir con el voto no tan joven del FA, que también es significativo.

El gran reto entonces es lograr fortalecer el trabajo por poblaciones, y el trabajo regional, producir propuestas concretas para la cotidianidad, ya no podemos pensar únicamente en los procesos macroestructurales, debemos pensar también en las necesidades concretas de la gente y desde ahí plantear soluciones, organizar, educar. El FA ha creado un músculo social muy importante y debe fortalecerlo, así como también debe realizar un excelente trabajo desde la oposición legislativa sea quien sea el que gane en segunda ronda.

Me parece que nunca antes habíamos tenido condiciones tan favorables para seguir creciendo, dependerá de lo que podamos hacer, de lo que hagan los otros, pero condiciones hay.

El sistema se resiste a morir, eso es claro, y es así, aquí y en todo el mundo, y cambiará todo lo que sea necesario para que nada cambie. Eso es lo que ha hecho. Esa es la apuesta que han hecho algunos sectores, que claramente este lunes amanecieron bastante más tranquilos una vez que el PAC sorpresivamente se alzara con el triunfo. Si hacemos un breve recuento de la campaña podremos tener algunas hipótesis interesantes, y el porqué sostengo esto.

 Recordemos que meses atrás el PAC estuvo a punto de implosionar, e incluso en algún momento vio en peligro su inscripción, esto debido a la pugna interna que se resolvió con un pacto entre los sectores más progresistas que dejó con mínimo poder a los sectores de derecha a lo interno del partido. El triunfo por la mínima de Luis Guillermo Solís en la convención interna, sumado al resultado obtenido por Juan Carlos Mendoza dejó en minoría al conservadurismo más duro del partido, que aún siendo minoría logró bloquear la coalición partidaria para enfrentar con una oposición unida al PLN.

Lo primero que dio malas señas en el PAC fue el nombramiento de Ana Helena Chacón, recordemos su nada célebre apoyo al TLC y su solicitud de intervención a la Embajada Gringa, y Luis Guillermo Solís nos mandó a "pasar la página del TCL", cuando claramente aún no se ha cerrado ese proceso, todo lo contrario abrió una nueva coyuntura, y como dije una nueva correlación de fuerzas. Pero además cuando parecía que por fin Ottón Solís estaba por fin relegado a un tercer plano en el PAC, en una movida que sólo se explica calculadora en mano fue ubicado a dedo en el primer lugar a diputado en San José, lo que de nuevo lo devolvió a la arena política con un megáfono que le durará cuatro años. Recordemos que todo esto ocurrió luego de la publicación de la primera encuesta que el daba a Luis Guillermo Solís apenas un 3.5% y apenas dos días después de la renuncia ya definitiva del Doctorcito".

Desde mi punto de vista, primero el poder económico jugó a destruir al PAC como posibilidad opositora y le levantó el perfil al FA y su candidato, para con ello dividir aún más a la oposición. Pero el tiro les salió por la culata porque rápidamente, y con mucha habilidad, Villalta logró capitalizar su exposición pública, y hubo en efecto de bola de nieve que se volvió inmanejable para el poder, Villalta fue el catalizador del descontento social y la indignación contra el gobierno.

Fue entonces cuando la derecha se volvió muy violenta contra el FA y empezó la campaña sucia, que logró frenar el crecimiento, pero no así el descontento con el mal gobierno del PLN, sumado además a un pésimo candidato que no daba la cara y que cuando la dio, fue evidente la malo que era (es). Desde los medios comprendieron que la única forma de parar al FA era dividir a la oposición, y fue en ese momento cuando le levantaron el perfil a Solís (solo vean la entrevista de Ignacio Santos a Solís). El PAC supo leer la situación y aprovechó la violencia contra el FA para crecer y captar el voto de algunos, que aunque esperan un cambio se asustaron o creyeron que el FA no tenía capacidad de gobernar. El PAC jugó la carta del centro (bien jugada), y se distanció del FA y de la izquierda, pero sumándose a la campaña del miedo, criminalizando la izquierda y ayudando a estigmatizarla, con ello obturando un verdadero cambio, o generando resistencia a él. Esto es lo que me parece grave, porque Solís se montó en la ola conservadora, demostrando que en política se vale cualquier cosa. Esta no es una valoración moral de mi parte, quiero decir con ello que lo que me preocupa del giro discursivo a la derecha del PAC es que justamente cierra vías de diálogo, pero sobre todo refuerza el conservadurismo en cierto sectores de la población, pero además se pliega a la política tradicional. Un elemento importante, desde mi punto de vista, fue la publicación de la encuesta del CIEP a mediados de enero, porque sumado a la violenta campaña, el Semanario hizo énfasis en lo que podría pasar en una eventual segunda ronda, ahí Solís podría ganar a cualquiera de los candidatos. Sumemos que la última encuesta del CIEP confirmó el ascenso de Solís, y que la cancelación de la publicación de la encuesta de UNIMER le puso las cosas a su favor, ya no había otra encuesta con otros datos, y se publicitó esa encuesta. El poder optó así por el mal menor. El PAC logró capitalizar entonces el voto "responsable", es decir, el voto hacia el "centro" o hacia el que podía tener capacidad de gobernar. Es decir, que un sector importante del "voto PAC" es voto útil, no necesariamente convencido de su plan de gobierno sino que un voto anti-liberación. Nuevamente, esto no es una valoración moral. Y hay que agregar que Solís es un hombre muy inteligente.

La dirigencia del PAC, sobre todo el ala conservadora, considera que la mejor estrategia es alejarse del "comunismo", del "extremismo", y de ese "salto al vacío" que representa el FA, y por eso su discurso cada vez más tiene tintes conservadores, temen que en esta segunda ronda les liguen con el comunismo. Pasa eso, pero además sucede que hay ese mismo sector del PAC, conservador y arrogante, considera que no sólo es necesario desligarse del FA, sino que no necesitan el voto de quienes apoyamos al FA. Creen que basta con el voto y la responsabilidad de sacar al PLN del poder. Y claro que es una responsabilidad, pero precisamente por eso es que en este momento es más que necesario tender puentes de diálogo, yo puedo comprender que quieran diferenciarse del FA (de hecho yo quiero diferenciarme, y mucho del PAC), pero hay formas bastante más decorosas para hacerlo, y la forma como la han hecho no es la mejor, repito es un criterio moral, sino un criterio de oportunidad, porque esa forma tiene consecuencias, y eso es lo que al final de cuentas pesa, las consecuencias de los actos y discursos, tanto para sumar como para restar. Porque, quiéralo no el sector conservador del PAC, el FA es necesario para ganar, su estructura es necesaria (a los resultados obtenidos me remito). Por eso la prepotencia de esa vieja guardia conservadora no sólo es un acto de autoritarismo, es también un acto de estupidez pura, de desmemoria y arrogancia histórica, es no estar a la altura de las circunstancias, también es un acto de hipocresía porque mientras reniegan de alianzas llaman a la dirigencias locales del FA para que "colaboren responsablemente a sacar el PLN del gobierno". Creo que el PAC y su dirigencia deberían tener un poco más de decoro, de decencia, humildad, respeto, pero sobre todo de responsabilidad. Porque con esa actitud, aún teniendo todas las de ganar, generan una imagen de inmadurez política impresionante. Por eso han perdido ya en otras ocasiones, y si pierden esta oportunidad única harán gala de idiotez.

Para finalizar. Los votos no son de nadie, no le pertenecen a ningún partido, hoy un partido tiene un porcentaje específico de votos y depende del trabajo que se haga el mantenerlo, perderlo o aumentarlo, tampoco porque la cúpula de un partido diga que se debe votar por un partido en un momento específico, será así. No se trata de ovejas de un rebaño eso hay que tenerlo claro (esto por supuesto no aplica para los partidos panderetas que por lo visto tienen ovejas de rebaño). Pero eso no quiere decir que los acuerdos, y hoy es imprescindible, no pueden facilitar las cosas, máxime cuando esa misma encuesta del CIEP también señalaba que los votantes del FA no votarían al PLN, y que un 95% le votaría a Luis Guillermo Solís. Si el PAC sigue haciendo puntos, ese 95% podría disminuir considerablemente. Que no triunfe la arrogancia del ala conservadora del PAC, partido en cuyo seno se ha reavivado la lucha por el control y se intensificará si llegan al gobierno, haciendo manifiestas las contradicciones que lograron ocultar en el proceso electoral.

En todo caso, si ganara el PAC a pesar de la arrogancia de su dirigencia, habrá un reacomodo en el sistema político, y las cosas cambiarán para que nada cambie. El PAC desde mi punto de vista es un cambio en la forma, pero no en el fondo. Hubiese querido decir que en esta elección ha habido un triunfo del progresismo (aún cuando es un triunfo que no gane el PLN), pero creo que no es así, aunque cuando se pare el chorizo, lamentablemente, al menos en el discurso el PAC ha dado un giro pronunciado a la derecha. Una derecha decente eso sí. ¿Quiere decir que la gente que le votó al PAC es de derecha? Claramente no, aunque sí hay un sector del PAC  que lo es, y también hay un sector que le votó al PAC tremendamente conservador, como también lo hay progresista y hasta de izquierdas.

Si voto, no será por el PAC, será contra el PLN y la corrupción. Que no se sumen ese voto y se lo crean propio, como ya lo han hecho en elecciones anteriores, mi voto es instrumental para sacar al PLN del gobierno, y que quede claro aunque les de el voto, es de oposición.

10 comentarios:

  1. Perdonando la inmodestia, este análisis está tan bueno que hasta parece que lo hubiera hecho yo, ja,ja.

    ResponderEliminar
  2. "Si voto, no será por el PAC, será contra el PLN y la corrupción."

    ResponderEliminar
  3. De momento, que no cuenten con mi voto para nada.

    ResponderEliminar
  4. Piense que un gobierno del PAC sea idéntico a un gobierno del PLN? Para mí, el PAC es el mejor tras Frente Amplio y Patria Nueva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ningún lado se afirma que serán iguales,si lee con atención se afirma lo contrario.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. ¿Qué qué con "El PAC desde mi punto de vista es un cambio en la forma, pero no en el fondo"?
      No obstante, la asamblea legislativa será fragmentada, pues si el Gobierno del PAC se alleerà con el PNL se proyecta un gobierno similar al 2010-2013, de lo contrario la alternativa es un alianza con Frente Amplio y PUSC, que estoy seguro es la mejor opción. ¿Qué piensa de este punto de vista?

      Eliminar
  5. Estoy seguro que el PAC, no va a resolver los problemas de la clase trabajadora, para mi son mas de lo mismo solo que con otros personajes, toca esperar 4 años más a ver si el pueblo termina de despertar!!!

    ResponderEliminar
  6. "En todo caso, si ganara el PAC a pesar de la arrogancia de su dirigencia, habrá un reacomodo en el sistema político, y las cosas cambiarán para que nada cambie. El PAC desde mi punto de vista es un cambio en la forma, pero no en el fondo."
    Josué acuerdo totalmente!!! exc. análisis!! un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. bien pintado. sólo le falto indicar que una parte de la disminución del apoyo al frenteamplismo se debió a la posición blandengue de Villalta ante tratar de pintarlo de comunista...

    ResponderEliminar