“O se opta consciente y reflejamente, o la opción de nuestra vida se realiza sin que ni siquiera caigamos en la cuenta de ello. Pero en cualquier caso, nuestra vida y nuestra acción se inscriben en uno de los sectores contendientes. No hay marginados frente al conflicto social; hay sencillamente, contendores abiertos y contendores solapados, luchadores convencidos y tontos útiles. Demasiadas veces, y más por ingenuidad que por mala voluntad, los universitarios formamos parte de este último grupo. Todos estamos comprometidos: resta saber por quién”.
Ignacio Martín-Baró

miércoles, 19 de febrero de 2014

Apenas un punteo sobre Venezuela

Me voy a aventurar a brindar, o intentar hacerlo, algunos elementos que desde mi juicio son importantes para aproximarse a comprender lo que ocurre en Venezuela, que es muy complejo. No es tan simple como decir que hay un gobierno represor que está matando gente (porque además no es cierto), y que los venezolanos viven casi esclavizados y sin apenas libertad para expresarse. Esta sería una reducción grosera, y lo que denotaría es ignorancia pura. Como también lo sería decir que la oposición que se manifiesta en las calles es fascista, aún cuando, efectivamente hay elementos fascistas en la calle. Esa oposición no es homogénea, y sus consignas diversas.

Me parece que algunos de los elementos que hay que considerar son los siguientes:

  • Efectivamente las cosas en Venezuela están polarizadas, eso es evidente. Existe movilización social en ambos lados. Y lo que es cierto es que la población está altamente politizada, ocupada de la cosa pública, eso es positivo. Ahora, de esto se derivan varias cosas. La polarización ocurre en toda sociedad, y la de Venezuela no es de ahora, ni nación con el chavismo. Sucede que nuestra memoria es corta, bueno cuando no se trata de simple y llana ignorancia, y la sociedad venezolana estaba polarizada desde hace muchísimo tiempo, con una desigualdad impresionante, los índices de inflación superaban por muchísimo los actuales, solo que además la redistribución de la riqueza era peor. O sea, la Venezuela pre-chavismo no era un paraíso. Pueden revisar el Caracazo en el año 1989, y verán además la brutal represión que se ejerció contra el pueblo en aquella época, no tiene comparación con lo ocurrido en estos días. En Venezuela están en conflicto dos visiones de mundo que se contraponen, eso es la lucha política, por supuesto que en esa lucha política se deben respetar las libertades más esenciales. Pero sobre la polarización hay que decir que la vida misma en sociedad está polarizada, y que esa polarización la produce fundamentalmente que algunos controlan los medios de producción y la riqueza, y que para ello tienen aparatos ideológicos para que las cosas sigan de esa forma, y que por supuesto hay quienes creen que eso no está bien. Agrego además que el simple hecho de votar en elecciones implica polarización, y que justo para eso son las elecciones para tomar posición. El tema es luego cómo se resuelven esas contradicciones. Pero claramente hay una pugna por el control del Estado y sus instituciones, esa pugna también es ideológica.
  • Por otro lado, la corrupción en Venezuela ha sido parte de la cultura política desde épocas antes del Chavismo, no se ha logrado erradicar. Con esto por supuesto no busco minimizar, simplemente se trata de poner las cosas en perspectiva. Pero sí es útil recordr a uno de los presidentes más corruptos que ha parido Latinoamérica: Carlos Andrés Pérez. 
  • Agreguemos que, en general, la cultura política en Latinoamérica es caudillista, es decir, que el nacimiento de un líder como Chaves no es novedosa en la región, y no es el primero ni el último. Con sus virtudes y limitaciones, así ha sido y forma parte, como dije, de la cultura política de la región. Costa Rica tiene sus caudillos también, y ojo que muchas veces buscamos construirlos. 
  • La movilización opositora es variopinta y efectivamente expresa varios malestares. Es inexacto, como mínimo, decir que en Venezuela no se respeta el derecho a la protesta, los medios corporativos han hecho eco durante años muchas manifestaciones de la oposición que no son reprimidas, y lo que hemos visto es cómo oposición y gobierno miden fuerzas en las calles.  
  • Toda esa oposición que reúne diversos malestares no es fascista. Sí lo es un sector que instrumentaliza esas protestas. O sea, que sí es cierto que una parte de la dirigencia de derecha está mucho más a la derecha que el grueso de los que protestan. Leopoldo López, ahora convertido por los medios en un mártir, no es un demócrata, en 2002 lideró el golpe de estado contra Chaves. López representa a la ultraderecha venezolana, también María Corina Machado. Son representantes de un sector burguesía venezolana que está radicalizado, basta ver que hasta Capriles se ha desmarcado de esa tendencia. Es necesario recordar que durante el proceso electoral en el que Maduro resultó electo por un estrecho margen, hubo ataques de parte de opositores que dieron como resultado doce dirigentes chavistas asesinados por pistoleros. Esos medios que hablan de un gobierno represor apenas y dio cobertura a esas muertes.  
  • En Venezuela hay una cultura política autoritaria. Para corroborarla sólo hay que poner un poquito de atención a las partes en conflicto, a la forma de expresarse. En tiempos de "normalidad" los discursos tanto de chavistas como de opositores son tremendamente autoritarios. La oposición venezolana, lo han demostrado en el pasado, no son un derroche de horizontalidad democrática ni mucho menos garantía de libertades políticas y civiles para la población, solo hay que revisar la historia contemporánea de Venezuela.
  • Los medios de comunicación son empresas comerciales, y como tales están defendiendo sus intereses corporativos. Solo alguien muy ingenuo puede pensar que se trata de medios libres e independientes, están ligados a la burguesía venezolana, más bien son arte de ella. De ahí la descarada manipulación de los hechos. Basta recordar la abierta manipulación, y participación, en el golpe de estado de 2002. Las informaciones que se reciben desde Venezuela son confusas y hasta contradictorias pero también son parte de la lucha ideológica que está en marcha. Por eso quedarse únicamente con la información de esos medios, o sólo con los medios afines al gobierno, no brinda una clara perspectiva de lo que ocurre, hay que investigar. 
  • Finalmente, no debe extrañarnos que Estado Unidos esté metiendo mano en Venezuela. El mismo Leopoldo López está vinculado a agencias estadounidenses que buscan desestabilizar al gobierno venezolano. La historia brinda muchísimos ejemplos de participación gringa en golpes de estado, no se trata de una teoría de la conspiración, es un hecho constatable, ya ocurrió en 2002, no es de extrañar que ocurra ahora. La estrategia es de manual, es cuestión de revisar un poco la historia y ver el proceso chileno, claro guardando las diferencias de época, pero en lo esencial el plan es el del manual de golpes de estado creado en la Casa Blanca. 

Estos son tan sólo algunos elementos para apenas acercarnos a los complejos hechos en Venezuela, deben haber bastantes más. Lo cierto es que no podemos interpretar Venezuela con nuestros ojos ticos, desde nuestra cultura política, llevando a cuestas nuestros códigos y prejuicios ideológicos. Las cosas son mucho más complejas de lo que nos muestran los medios comerciales, que insisto tienen un interés económico.

Lo más probable es que este apunte suscite una oleada de ataques de los defensores de la libertad de expresión y sea acusado de comunista (como si eso me significara un insulto), vale, pero sí creo que es necesario leer lo de Venezuela en perspectiva histórica considerando el complejo entramado social y lo confuso que resulta tener información confiable. Claro que para eso ayuda la historia, y por supuesto investigar, pero por lo visto la pereza intelectual y la estupidez es proporcional a la cantidad de información en la red.

Finalizo solamente señalando un par de cosas. Primero. Circulan por la red cientos de "expertos" en Venezuela sin siquiera saber quiénes son los principales actores sociales y de dónde vienen, sin conocer la historia venezolana o informados por CNN o La Nación. Esos que opinan como si fueran expertos además dicen defender la libertad de manifestación, sin embargo son los primeros que se quejan y defiende su libertad de tránsito cuando hay manifestaciones en nuestro país, arguyen todo tipo de justificaciones contradictorias o sin sentido con tal de justificar su posición acomodaticia. Condenan por chancletudos a los universitarios o pobladores en zonas en las que los servicios de salud están deteriorados, cuando salen a defender la CCSS, pero defienden a los estudiantes venezolanos y acusan al gobierno de represor. Hipocresía y doble moral.

Segundo. Quiero recordar que por muchísimo menos de lo que ha ocurrido en Venezuela (quema de patrullas, disparos contra edificios de gobierno, intento de quema de edificios gubernamentales, cerco a medios de comunicación estatales, etc.) en este país se ha tratado a manifestantes hasta de terroristas. Por muchísimo menos este Parcial Irrescatable ha terminado en celdas judiciales, incluso con acusaciones falsas de parte de las autoridades policiales. Pero claro, estos "defensores de la libertad", literamente, prefieren ver para otro lado.

4 comentarios:

  1. GRACIAS por tomarte el tiempo para escribir esto e informarnos a much@s... O como mínimo regalarnos estos lentes para ver mejor.

    ResponderEliminar
  2. Sobre los medios de comunicación en manos de la oposición, con cuales medios de comunicación cuenta la oposición en Costa Rica. No ha sido sino hasta el advenimiento de las redes sociales que la oposición tiene la oportunidad de decir algo.En Venezuela el 85% de los medios de comunicación son privados y propiedad de la oposición.

    ResponderEliminar
  3. Es increíble la hipocresía y la doble moral de algunos "patriotas", se rasgan las vestiduras y gritan al cielo, pero solo por los de allá, aquí el llamado es a callarse y ver la novela de las tardes.

    ResponderEliminar
  4. Decía en un comentario anterior que se observa en las Redes Sociales una afluencia de opiniones que apoyan el movimiento en Venezuela en contra del Gobierno Legítimamente Constituido. Observo que Países que antes apoyaban a Venezuela como Chile, se unen a esta Campaña Externa mientras que se nota poca o nula expresión de las voces que pudieran entender lo que realmente pasa en Venezuela. En un País dividido prácticamente por la mitad y cuyos Partidos logran llegar al Poder por escasos puntos de diferencia, es fácil para cualquiera de los dos bandos llevar a cabo una Asonada. Recordemos que en Nicaragua, durante el Gobierno de Doña Violeta, la oposición con 40% de los votos implementó Asonadas poniendo en jaque al Oficialismo. Allí todo el mundo decía que no era la forma correcta de hacer oposición. Y entonces qué pasa ahora?.

    Obviamente que hay, igual que en el extranjero, sectores dentro de Venezuela con grandes intereses Económicos y Políticos. Yo quisiera recalcar que la bandera de Unidad Latinoamericana que enarbolan, no sólo Venezuela, sino también otros Países de la Región, tiene una historia que viene desde los años 70 cuando aún gobernaban los Militares en la Mayoría de los Países de la Región. Dicha aseveración es correcta cuando hablamos del campo Económico. Ya desde aquella época los Países abogaban por un Intercambio Comercial más justo con los Estados Unidos. En la Reunión de la Comisión Especial de Consulta y Negociación (CECON), Organismo del CIES (Comité Interamericano Económico y Social de la OEA), la cual se llevó a cabo en Argentina en el año 1977, los países Latinoamericanos lograron cohesionarse en el marco de una propuesta a los Estados Unidos, sobre medidas comerciales necesarias para mejorar los términos de intercambio entre ambos bloques económicos.

    En Venezuela (1982) en el marco del SELA, igual se logró una posición común de toda Latinoamérica en materia de Negociaciones Comerciales con los Estados Unidos. En esta reunión incluso se llegó más allá de lo Económico ya que en la misma se condenó las Medidas Coercitivas que los Estados Unidos estaban llevando a cabo en contra de Nicaragua.

    Para mi persona fue una gran sorpresa ver en CNN que el Secretario de Estado de USA, Sr. John Kerry, recientemente afirmó: “que los Estados Unidos no buscaban negociar acuerdos comerciales con Suramérica porque estos Países NO están interesados en dichos acuerdos”. Obviamente los Países del Sur han sido claros de que una negociación justa implicaría por ejemplo que los Estados Unidos tomen medidas en relación a los Subsidios que este País otorga al Sector Agrícola, esfera en la cual Latinoamérica presenta ventajas comparativas.

    Mientras toneladas de productos industriales entran por nuestras fronteras, nuestros ingresos por exportaciones al Norte son sumas módicas. He aquí la necesidad de formar un bloque único Latinoamericano para modificar esta triste realidad. Pero lamentablemente privan intereses privados y políticos al interés del bien común de los pueblos. La historia que vive Venezuela ya se vivió en Nicaragua. La decisión de llevar gente a las calles en una realidad Política tan volátil, podría ser un parámetro para medir la responsabilidad de los Líderes Venezolanos. La solución está en manos de ellos, no por la vía de la confrontación sino por la vía del Diálogo.

    ResponderEliminar