“O se opta consciente y reflejamente, o la opción de nuestra vida se realiza sin que ni siquiera caigamos en la cuenta de ello. Pero en cualquier caso, nuestra vida y nuestra acción se inscriben en uno de los sectores contendientes. No hay marginados frente al conflicto social; hay sencillamente, contendores abiertos y contendores solapados, luchadores convencidos y tontos útiles. Demasiadas veces, y más por ingenuidad que por mala voluntad, los universitarios formamos parte de este último grupo. Todos estamos comprometidos: resta saber por quién”.
Ignacio Martín-Baró

martes, 4 de junio de 2013

Día "sin" humo

Y llegamos a un nuevo 5 de junio. La Universidad de Costa Rica celebrará como cada año un Día sin humo. Pero es literalmente eso, un DÍA sin humo, porque a las 5 de la tarde los conductores nos recuerdan de quiénes son las calles: de los carros. Es medio irónico que el día sin humo sea sólamente en un horario de oficina, es pues un día sin humo, a lo burocrático. Es como si fuera una terrible concesión que nos hace la burocracia, casi un favor. Le voy una vuelta más a la tuerca. El día sin humo es solo en el Campus Universitario, pero los carros inundarán los alrededores de la Universidad, generando un caos, como si no fuera ya de por sí caótico todo San Pedro. A muchos les parece muy importante la reflexión, pero ni a putas dejan el carro en la casa. Y así es como el día sin humo de la U, es una especie de efecto placebo, o más bien limpia de conciencia de nosotros universitarios, siempre tan reflexivos.

Eso en lo que concierne a la burocracia. Porque hay mucha gente en la Universidad que sí se lo toma muy en serio y lleva años trabajando temas ambientales, sin importar si es 5 de junio o cualquier otra fecha. Gracias a esos esfuerzos, este año por fin ya tendremos parqueaderos de bicicletas en varios puntos del Campus. Es un avance. Pero más importante es el esfuerzo enorme y con las uñas de muchos compañeros y compañeras que trabajan en comunidades, en contra de las transnacionales que contaminan y explotan, que trabajan junto a las comunidades en la creación de otros modelos y estilos de vida. Todas esas personas, que trascienden la burocracia y todos los días aportan con su trabajo el verdadero cambio: mis respetos.

También es muy importante toda la reflexión que en torno al tema ambiental se genera en estos días en la Universidad, y se muestra lo mucho que se hace en la U, pero también lo cortos que nos quedamos, porque con este ritmo de vida (o sea este ritmo de producción y consumo) casi cualquier cosa que haga la Universidad se quedará corta.

Pero volviendo a la insuficiencia del día sin humo, y el consuelo de burócrata que esto significa. Dos cosas. Nada se gana con un día mostrando lo maravillosa que es la U sin carros, "si todo el humo lo tiramos afuera", bonita cosa. Nada logramos si estamos construyendo un edificio de parqueos en la Ciudad de la Investigación, que sin ninguna duda (no hace falta ser ingeniero civil para verlo) saturará todas las entradas de San Pedro, Sabanilla y Vargas Araya, será un caos. ¿Es culpa de la Universidad el caso vial de este país? obviamente no. Pero es muy claro que estamos haciendo una notable contribución en San Pedro.

Ahora, el tema con el tránsito y la contaminación es algo serio, y como es muy fácil deducir el mal gobierno no hace nada para enfrentar el problema de manera responsable. No puede ser que todo el transporte público llegue a San José. No puede que uno tenga que ir a San José si, por ejemplo, uno va de San Pedro a Desamparados. No es admisible que un país tan pequeño se dure una hora o más llegando a un sitio que está a penas 20 kilómetros. No es admisible que no tengamos metro, y el tren sea una desgracia y cada cierto tiempo provoque un accidente de tránsito, porque ni siquiera para una señalización y prevención adecuadas es posible. Y todo eso ocurre porque el sistema de transporte público es un picadillo de concesiones. Eso pasa porque en este país planificar es pecado (el gobierno que es tan católico lo ha entendido de forma metafórica, y eso de planificar es del diablo) y entonces cualquier intervención del Estado atenta contra los derechos de los empresarios, tienen muy claro para quienes gobiernan. Lo público es malo, lo privado buenísimo, aunque no funcione, aunque sea un estafa, aunque brinden un pésimo servicio, aunque contamine, aunque haga intransitable la ciudad, valo gorro, ¡Viva la empresa privada, motor del desarrollo! ¡Viva la empresa privada que produce libertad! .

La Universidad, siendo coherente, con esa prédica eliminación de emisiones de dióxido de carbono y otros contaminantes, debería impulsar un amplio de debate de política pública en materia de transporte, que tenga dos objetivos muy simples: 1. Articular toda la red de transporte público para que sea más ágil; y, 2. Esa red de transporte público debe contaminar lo menos posible. Y claro los aportes que podemos hacer en investigación podrían ser muchos.

Lo mejor de esto es que no hay inventar nada, ejemplos sobran en muchas ciudades del mundo. Sistemas de buses articulados con el metro o con otras formas de transporte. Todo público, de calidad, ágil, limpio. ¿Porqué aquí no se puede? Porque los dueños de las empresas de transporte, que tienen las concesiones, obviamente no van a querer perder su gran negocio. Porque además nuestros gobernantes corruptos tienen su tajada del negocio, cuando no son parte de él. Y claramente hacen su pequeño y modesto aporte a las campañas del PLN y los otros adefesios.

Una red de transporte público ágil, eficiente, manejada por el Estado, beneficia a todos, a los empresarios, a nosotros como trabajadores, pero sobretodo con un buen modelo y la adecuada planificación podríamos reducir significativamente la emisión de contaminantes a la atmósfera, al reducir la cantidad de gente que saca su automóvil. Insisto este es un país muy pequeño como para tener que sacar el carro porque andar en autobús es un tortura.

Y es claro que plata hay en este país, pero se gasta en cosas que únicamente sirven a algunos, o simplemente se la roban. Ayer con bombos y platillos se anuncia que el gobierno chino dispondrá una línea de crédito a empresarios y taxistas para que compren transportes chinos "más ecológicos". Todo ese dinero en vez de dirigirse a la empresa privada podría haberse utilizado justamente para mejorar un sistema de transporte público, pero público de verdad. Pero el gobierno corrupto beneficia a los empresarios de transporte y mantiene ese picadillo de concesiones, por tanto, el desastre. Con ese tipo de redes clientelares es que se mantiene el poder.

La Universidad además debería introducir en la discusión el uso de la bicicleta, y otros medios, como alternativa. Esto implica también que pensemos de una forma distinta la ciudad, que sea para la gente y no para los carros. Salir en bici muchas veces es un peligro, los conductores parece que gozan echando el carro encima. En todo caso, en esto tampoco hay que inventar mucho, soluciones hay por montones, solo falta explorar más, y que nos metamos de lleno a pensar la ciudad, cosa que el Alcalde Diamante no ha logrado en 20 años, el 10% seguro no le deja pensar.

Queda mucho por decir. Quedan para otro apunte la contradicciones monumentales del gobierno en material ambiental. Merece un apunte que este 5 de junio haya tanta rabia por el asesinato de Jairo Mora, por las declaraciones infames de Piva. No se puede dejar pasar, no puede quedar impune un crimen así. No puede ser, sencillamente no puede ser.

Será en otro apunte, éste simplemente estaba destinado a discutir un poco eso del "día sin humo", que cada año me digo que escribiré algo y siempre se me pasa.

Pues bien, lo dejo acá. Queda mucho por decir... en estos días será...

5 comentarios:

  1. "eso de planificar es del diablo!", jajaja :) dónde están esos parqueaderos de bicicletas? habrá alguno por sociales?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según me comentaron son 8, y distribuidos en todo el campus. Se supone que ya están los estudios y el presupuesto, así que este año parece que por fin habrá parquederos de bicicletas.

      Eliminar
  2. Buenazo, sólo comentaría que te falta considerar el hecho de "tengo carro" "me compré carro" "mira mi carro" o en el caso de la U "el carro que papi me compró" Es decir el valor del carro como posesión. Pero lo cierto es que la U no hace ni una sola acción que le diferencie de otras instituciones en cuanto al tema de la movilidad.

    ResponderEliminar
  3. aparte de parqueos para bici, es necesario un gran cambio de infraestructura, leyes y señalizacion para incorporar a las bicis mas que un dia.
    La universidad ofrece apoyo a ciclistas? si se les poncha una llanta hay donde cambiarla? una ducha para bañarse despues de un viaje largo? un locker para dejar el casco y no jalarlo a las aulas? descuentos en cascos y candados?
    se quedan muy contentos rajando de que lograron algo, y todos muy tranquilos de que ellos SI quieren hacer un cambio.

    ResponderEliminar