“O se opta consciente y reflejamente, o la opción de nuestra vida se realiza sin que ni siquiera caigamos en la cuenta de ello. Pero en cualquier caso, nuestra vida y nuestra acción se inscriben en uno de los sectores contendientes. No hay marginados frente al conflicto social; hay sencillamente, contendores abiertos y contendores solapados, luchadores convencidos y tontos útiles. Demasiadas veces, y más por ingenuidad que por mala voluntad, los universitarios formamos parte de este último grupo. Todos estamos comprometidos: resta saber por quién”.
Ignacio Martín-Baró

miércoles, 21 de marzo de 2012

Una breve valoración del debate organizado por el SINDEU

Una breve valoración del debate de hoy organizado por el SINDEU. Antes una aclaración importante. O más bien, varias.

La primera que es muy importante: yo no voto. Soy interino, al igual que  aproximadamente el 66% de los profesores, o los que estamos nombrados como docentes en la UCR, eso lo que quiere decir es que apenas una tercera parte del profesorado tiene derecho a votar. Esto desde luego, no es democrático. Y aunque en comparación con Latinoamérica lo sea, no me consuela, nada. Menciono esto simplemente para  decir que como no tengo derecho a votar no apoyo a ningún candidato, porque tampoco ninguno se ha pronunciado por el derecho que deberíamos tener los interinos a votar. Los interinos también construimos Universidad todos los días con nuestro trabajo. Luego podría discutir sobre el tema de interinazgo en la UCR, de algunas de sus implicaciones, pero esto no es el tema. Sólo quería dejar clara mi posición con respecto a los candidatos.

La segunda cosa importante, es que el debate lo organizó el SINDEU, y aquí el contexto cuenta. Vale decir que la Rectora (con razón o sin ellas) rompió relaciones con el SINDEU (y con la FEUCR) en agosto de 2010 tras las protestas por el resultado de las negociaciones del FEES. Las relaciones entre la Adminsitración y el Sindicato son tensas desde entonces, en parte echa más leña a la hoguera el "factor David Morera", más allá de que efectivamente tenga peso o no en la vida institucional, Morera agrega una tensión a esta relación, y esto es innegable, no es una valoración personal. Hay otros factores, como la personalidad de la Rectora. Cosa que tampoco se analizará acá, simplemente es el contexto. Así que digamos que cualquiera que fuese el candidato del "oficialismo" iba a encontrar un ambiente algo hostil.

Hecha la introducción, mis impresiones, bastante generales serán eso, impresiones, que es posible otros asistentes no compartan.

Me parece que el SINDEU organizó un buen debate, con preguntas que en ningún otro debate se harán, porque los intereses de los que votan son otras, el sector administrativo, estudiantes y profesores interinos tienen otros intereses, y las preocupaciones son muy distintas. La dinámica fue interesante. Sin embargo, hay que decir que mucho tiempo que pudo dedicarse a debatir se fue en discursos, primero la CGT, luego SINTRAJAP, la FEUCR (este discurso de Yuri Alfaro muy vehemente, muy bueno) y finalmente la Secretaria General de SINDEU. Considero que los primeros dos estuvieron de más, como también lo estuvo utilizar de tribuna el auditorio para denunciar la supuesta persecución en contra de Morera. Es posible que así sea, pero hay también otros casos similares y hasta más graves que deberían también ser denunciados, creo que no se debería utilizar de tribuna personal una actividad así, sobre todo si el "perseguido" esta en la mesa principal y ocupa un cargo de poder en la Junta Directiva del SINDEU (claro está, que esta opinión generará una respuesta vehemente, pero es una opinión). Dirán que era necesario, eso es cuestionable. Pero considero que hubiese sido mejor utilizar más tiempo para discutir los 20 puntos planteados por el SINDEU.

Sobre la participación de Héctor Gonzalez, debo decir que  aún frente a un auditorio hostil esperaba que "sacara la casta" y defendiera con vehemencia sus posiciones. Sin embargo se le notó inseguro, apelando a su trayectoria y muy apegado a la administración, y claro, es el candidato del "oficialismo". Más allá de que esta haya sido una buena o mala administración, si se es el candidato oficialista hay dos opciones frente a un debate de este tipo, desmarcarse de la administración, cosa improbable y hasta suicida; o defender críticamente y con vehemencia los logros de la administración. Gonzalez, luego del video inicial (realizado por Pablo Ortega que criticaba con mucha ironía  la negociación del FEES) pareció abochornado, creo que esto le afectó porque de entrada le marcó la cancha y jugó a la defensiva. El debate estaba planteado de esa forma, era de esperar y debió prepararse para eso, pero parece que no lo estuvo, o simplemente no pudo con ello.

Henning Jensen por su parte se vio  más aplomado, posiblemente porque sabía que no sería el blanco de las críticas del SINDEU. Incluso las preguntas individuales tendieron a favorecerlo, y aún así Jensen no le sacó todo el jugó a las preguntas en las que debió lucirse. Jensen estuvo más claro con respecto a los principios rectores de la Universidad y los defendió con vehemencia, aunque debo decir que lo noté algo academicista en sus planteamientos, aún cuando defendió la libertad como uno de los principios fundamentales de la Universidad. En todo caso se le vio mejor, aunque sin convencer del todo. Jensen jugó la carta a desmarcarse de la administración, y no lo hizo de forma traicionera, sino que asumió su parte de responsabilidad en la conducción de la Universidad (cómo no, si fue Vicerrector), pero se mostró crítico con la labor de la Rectora, sobre todo con el FEES.

Finalmente, Oldemar Rodríguez pareciera fue el que mejor capitalizó el debate. Logró distanciarse de los otros dos candidatos y se planteó como alternativa, si bien es cierto Rodríguez no ocupó puesto de poder en la administración, sí ocupó un alto cargo en el Concejo Universitario, en un duro momento además, pero sí logró tomar distancia con respecto "a los de siempre", como les llamo él. Sus planteamientos fueron más concretos, y se notó un buen manejo de algunos temas, sobre todo un amplio conocimiento del convenio FEES. Me parece que Rodríguez fue el claro ganador de este debate. Lamentablemente para él, el 90% de los presentes no tiene voto.

Pretendí ser breve, como casi siempre, no lo logré. Quedan muchos tópicos por analizar. Pero diré, para cerrar este apunte, que hubo varios temas que no se tocaron y eran fundamentales: FUNDEVI y el interinazgo (sólo Rodríguez hizo un planteamiento concreto, lo otro fueron declaraciones de intenciones).

Ninguno se comprometió con democratizar realmente a la Universidad, ninguno considera importante que los interinos también podamos decidir (Rodríguez mencionó una propuesta para darle representación al sector administrativo, pero nada más), pero en realidad ninguno muestra un compromiso en esta línea, y eso es precisamente por lo que no apoyo a ninguno. No se han comprometido, ni lo harán, para que el 66% del profesorado tengamos voto, muy lamentable para una institución como la UCR, que debería ser modelo.

6 comentarios:

  1. ¿Factor David Morera? ¿supuesta persecución?

    ResponderEliminar
  2. Mae Josue no deberías permitir los comentarios anónimos

    ResponderEliminar
  3. Me parece muy expositivo el parcial, lo cual está bien...yo particularmente como vos estoy interesado en escuchar algo sobre el tema del interinazgo....(Tampoco estoy esperando una cajita blanca de regalo de parte de los candidatos) Y en segundo lugar me interesa el tema de la regionalización...Por cierto este viernes el debate será en la sede del Atlántico en la mañana y luego en la tarde en la sede de Limón...

    ResponderEliminar
  4. Me resulta realmente muy curioso el comentario del señor Josué Arévalo; sobre todo porque plantea una crítica muy perspicaz (por no decir mordaz) a la cantidad de tiempo que se le dedicó a los discursos en el debate y de lo importante que hubiera sido dedicarle más tiempo a los 20 puntos planteados en el documento de emplazamiento público planteados por el SINDEU, para posteriormente ofrecernos un comentario soso, que más pareciera un comentario de Mario Giacomelli sobre la película del momento que un comentario que versa sobre un debate serio y que, por lo demás, estuvo muy bien organizado; dándole más importancia al bochorno de tal o cual candidato que a lo que se planteó concretamente en el debate. En todo caso me parece muy penoso que se plantee que los discursos de dos organizaciones de trabajadores sobran. De más está decir que si el debate está organizado por el SINDEU el sindicato tiene la libertad de invitar a dar un saludo a las personas que les parezca pertinente invitar, de la misma forma que hace la rectora cuando realiza eventos, o la FEUCR o cualquier otra entidad u organización; no creo que otorgar diez minutos a organizaciones de trabajadores sea un desplome, digo, estoy seguro que quien escribe apuntes de un parcial irrescatable habrá tenido diez o quince minutos menos productivos que esos en su vida, y si lo que quería era expresar su desacuerdo con lo que se planteaba en esos discursos hubiera sido mejor que lo planteara abiertamente en lugar de hacer referencia a abusos con el público que no existieron. En todo caso, creo que a quien le parezca un desperdicio de tiempo escuchar en un debate a elección de los rectores universitarios un saludo y una reflexión de dos organizaciones de trabajadores será porque considera que la UCR es una torre de marfil que no debería tener contacto con la realidad mundana del resto del país; será también porque no entendió nada de lo que planteó el compañero José Luis Castillo de Sintrajap, cuando plantea que no hace mucha diferencia si sos trabajador universitario o estibador muellero, a la hora de ser medidos por la vara con la que miden la burguesía y el gobierno de este país, todos somos iguales y a todos nos van a aplicar las mismas recetas contenidas en la contrareforma laboral que pende sobre el movimiento sindical y popular costarricense como una inmensa espada de Damocles.

    ResponderEliminar
  5. 1. No es una crítica ni perspicaz, y menos mordaz, esa es una percepción. Es tan solo una opinión que expresa algo que yo esperaba, nada más que eso. Es claro que el SINDEU tiene la potestad de invitar a quien le venga en gana. Que yo quiera algo, no quiere decir que desprecio la lucha de los compañeros de SINTRAJAP y en diferentes foros la he apoyado públicamente, incluso en el programa de radio que poco tiene que ver con política.
    2. Nunca he hablado de desplome por los discursos. Tampoco he dicho que sea un desperdicio. Sólo que yo esperaba más tiempo de debate, eso es todo.
    3. El comentario nunca pretendió ser exhaustivo, el mismo título lo indica. Y como dije se basa en una percepción, no pretendía analizar a fondo el debate, ya tendré más tiempo para hacer un análisis serio de las propuestas de los candidatos (o al menos en parte eso pienso hacer en la semana santa), pero por el momento, eso es lo que hay.
    4. Coincido en que a todos nos van a clavar con el recetario neoliberal.
    5. Si le parece "soso" el comentario, pues respeto su opinión, y si cree que es una crítica digna de Mario Giacomelli, pues está convidado a leer otras opiniones, la red le da muchas opciones además de la de este parcial irrescatable. Si gusta, bueno, y si no, pues esta vaina es como la radio, si a uno no le gusta lo que oye, siempre está la opción del perillazo. En todo caso se agradecen los comentarios.
    6. Finalmente, yo firmo lo que opino, no me oculto en el anonimato que da un seudónimo virtual.

    ResponderEliminar
  6. Comenta David Morera*:

    Josué: Que bueno el reconocimiento que haces de la importancia y calidad del debate organizado por el SINDEU, que pemitió una actividad diferente a los rígidos moldes de los debates en las facultades, en los que se impide el libre ejercicio de la crítica y sobre todo impide que el grueso de la comunidad universitaria se manifieste, en particular las y los excluidos: interinos docentes y la enormee masa de administrativos. Dicho lo anterior, hay al menos dos elementos de tu valoración que me parecen muy descacertados e incongruentes.
    1.- La invitación a organizaciones de trabajadores-as como la CGT y SINTRAJAP, lejos de ser impertinete, la considero muy atinada, en tanto para el SINDEU la Universidad debe estar abierta de par en par para el pueblo, al que en buena lid debe pertenecer, y no ser una torre de marfil. Un batalla central es mantener una acción social al servicio del pueblo.
    2.- En incongruente y más aún mezquino, poner una sombra de duda sonbre la "supuesta persecución" contra el suscrito, primero, porque no es uan "hipótesis", es muy real, estoy despedido de la Escuela de Trabajo Social, eso no es ningún "supuesto", tiene expresiones muy concretas en mi bolsillo y en mi perspectiva laboral. Pero olvidas que además se despide a un miembro de la Junta Directiva del SINDEU (electo -eso si- democráticamente por las y los afiliados), por lo que en este caso se atenta directamente contra la organización y el fuero indical. ¡Que extraña forma de razonar la tuya en cuanto al "factor David Morera"! Siempre he entendido (y he actuado en consecuencia) que cuando se persiguen a compañeros y caompañeras del movimiento obrero y popular, más allá de las simpatías o antipatias y diferencias ideológicas, el deber político y moral ineludible es su defensa. Es insolidaria y contradictoria tu posición con lo que escribes en los primeros párrafos, porque sucede que- al igual que vos- yo también soy interino, estoy excluido de la toma de decisiones y sufro la más extrema precariedad laboral. En ese contexto que lamentable que hables de mi "posición de poder" por ser miembro de Junta Directiva del SINDEU, es todo lo contrario, por ser dirigente sindical insobornable, se me vulnera y persigue, por ser consecuente en la denuncia de la adminsitración desde la capitulación artera de la firma del V Convenio FEES, eso se me cobra caro. Por ello, no tengo ningun poder en el aparato universitario, al contrario, soy presa de ese poder autoritario. Lo mismo le ocurrió a quien elaboró el video que presentó el SINDEU: "FEES de erratas", el talentoso Pablo Ortega, en la Vicerrectoría de Acción Social en la que vos laboras. A Pablo levantar su voz crítica e independiente, le valió un despido de parte de María Perez y un prolongado y cruel hostigamiento a todo su equipo de trabajo. Pero dodne hay poder autoritario hay resistencia, me enorgullece saber que lo que marca la diferencia es que a Pablo Ortega y a sus valientes compañeras y compañeros, así como el suscrito, nunca nos han logrado callár, aunque amenacen y nos ataquen quienes entregan paulatinamente la Universidad al Banco Mundial.


    *Este comentario fue hecho a través de Facebook en el link del apunte, lo adjunto acá porque me parece importante que quede constando en el blog. Alimenta la discusión y ofrece la versión de Morera sobre su caso, asunto que considero importante. Más tarde opinaré, por el momento estoy terminando una ponencia para el Encuentro de Psicología de La Liberación.

    ResponderEliminar