“O se opta consciente y reflejamente, o la opción de nuestra vida se realiza sin que ni siquiera caigamos en la cuenta de ello. Pero en cualquier caso, nuestra vida y nuestra acción se inscriben en uno de los sectores contendientes. No hay marginados frente al conflicto social; hay sencillamente, contendores abiertos y contendores solapados, luchadores convencidos y tontos útiles. Demasiadas veces, y más por ingenuidad que por mala voluntad, los universitarios formamos parte de este último grupo. Todos estamos comprometidos: resta saber por quién”.
Ignacio Martín-Baró

miércoles, 11 de febrero de 2015

La hipocresía: La Nación ante el acoso sexual

Cuando algunas personas llegan por primera vez a mi casa suelen preguntarme para qué guardo tantas cosas. Pues bueno, sirven para momentos como este. Simplemente con buscar en el lugar indicado uno se encuentra con cosas que ya la memoria no retiene; justo para eso sirven los archivos. Precisamente buscando me topé con uno de esos recortes de periódico que, casi nueve años después, resulta de gran utilidad.

Se trata de un editorial del diario de Tibás publicado el 1 de setiembre de 2006, titulado Para reflexionar y actuar, y que aborda el vergonzoso caso de acoso sexual del diputado Federico Tinoco. Es realmente una joya. En aquella época, recordemos, estaba en plena discusión el TLC con los gringos y, por lo tanto, todo aquello que afectara al gobierno de Arias, afectaba necesariamente la aprobación del Tratado.



Pues resulta que para el editorialista de La Nación S.A., el caso de Tinoco "... no debe, en modo alguno, contaminarse con los intereses partidistas, por acción o por omisión, ni tampoco confinarse en la investigación en sí". Es curioso que, por el contrario, hoy en el caso de Ronald Vargas ese mismo medio de comunicación privado haya intentado sacar ventaja política y hasta haya manipulado vergonzosamente la información con tal de embarrialar al Frente Amplio.

El acoso sexual efectivamente afecta a la sociedad entera y, como señala el editorial, tiene un fuerte arraigo en nuestra sociedad. No es casual que nueve años después ocurra esto y que la legislación siga siendo tan permisiva como lo era en aquel momento. Este mismo editorial urge a los diputados a actuar frente al "vacío legal en este campo". Es decir, se reconoce que hay una relación de asimetría entre los diputados y sus subalternos y la sanción por acoso sexual es tan sólo un "enjache" público, una palmadita en la espalda. Nada más.

El editorial de hace nueve años era contundente y, por cierto, tardío. Exigía la renuncia del diputado Tinoco: "Su conclusión inmediata ha de ser la renuncia del diputado Federico Tinoco a su curul (...) la ley y los valores éticos, los mismos que nutren el Estado de derecho, no admiten otra orientación que la renuncia al cargo de diputado, un epílogo positivo y necesario". La posición en ese momento de La Nación no deja lugar a dudas: Tinoco debe irse.

Pero lo más interesante del editorial está en los párrafos 3 y 4.

En el cuarto párrafo La Nación hace un diferenciación entre la lealtad en la función pública y la lealtad que "conduce al encubrimiento o al disimulo, causa de los mayores quebrantos en la política y en el Estado". Para La Nación, entonces, hay una lealtad verdadera y otra falsa, una buena y una mala, típica de los moralistas y su pensamiento dicotómico.

Pero sigamos.

En el marco de este caso La Nación llamaba a "adoptar decisiones que, en verdad, sean ejemplarizantes y contribuyan a atacar estos comportamientos impropios de una sociedad que encuentra en la base misma de los derechos humanos y del sistema democrático el respeto y defensa de la dignidad humana. Esta es la cuestión de fondo: el respeto a la dignidad humana que, en lo atinente a la mujer, a los niños y a los adolescentes, presenta, desde la vertiente del abuso de poder, en cualquiera de sus modalidades y desviaciones, una amenaza constante y directa que, en vez de reducirse, ha aumentado, al conjuro de la impunidad (de la inmunidad), de la insensibilidad, del interés, del temor o de la indiferencia".

Y es aquí donde se ven las inconsistencias, la doble moral, la conveniencia política. Hoy La Nación defiende al acosador, ataca a quien tomó la "decisión ejemplarizante", porque ¿qué más ejemplarizante que pedirle la renuncia a un diputado que ha acosado sexualmente a una subalterna? ¿No es acaso esta una decisión que contribuye a "atacar estos comportamientos impropios"?

Parece que no. Parece que primero está el oportunismo y la conveniencia. Primero está evitar a toda costa que crezca el "comunismo". Para La Nación el enemigo es el Frente Amplio, y hay que usar toda la maquinaria para destruirlo, así implique esto desdecirse de esta forma tan descarada. La Nación se pone del lado del acosador, el mismo que mintió aduciendo que renunciaba a su curul porque se moría, porque quería pasar el resto de sus días al lado de sus hijas. En La Nación prefieren, cegados por su odio, por su anticomunismo trasnochado, contribuir a que se perpetúe el abuso de poder, la impunidad, la insensibilidad, el temor y la indiferencia, eso que denuncia en su editorial de hace nueve años.

Esa es la doble moral que sustenta la línea editorial del pasquín de Tibás; esos son los principios que realmente defienden. Son unos oportunistas, si hace nueve años fueron vehementes -tardíamente y cuando ya no quedaba de otra- fue para cuidar sus intereses: el TLC.

Ese mismo editorial hacía un llamado al PLN. "... En materia tan principal, debió actuar con mayor diligencia y presteza". Ahora que el Frente Amplio actuó con verdadera diligencia, presteza y firmeza, La Nación inventa conjuras, manipula la información y se atreve a afirmar (impunemente) que el Frente Amplio ocultó información. De verdad que son unos carebarros. Esa es su libertad de expresión.

Seguirán haciendo su campaña sucia, seguirán con su agenda. Yo solo espero que tengamos memoria, y podamos con mayor altura moral, evidenciar lo que son, evidenciar cuáles son sus verdaderos intereses, a qué amo sirven. Para Reflexionar y actuar, ¡vaya que han actuado!

4 comentarios:

  1. http://www.nacion.com/nacional/Tinoco-presionado-dejar-curul-investigacion_0_852114843.html

    ResponderEliminar
  2. http://www.nacion.com/nacional/Diputado-puerta-lateral_0_852114797.html

    ResponderEliminar
  3. http://www.nacion.com/nacional/Exasistente-Federico-Tinoco-relata-presunto_0_852114803.html

    ResponderEliminar
  4. http://www.nacion.com/nacional/acudir-tribunales-hare_0_852314766.html

    ResponderEliminar