“O se opta consciente y reflejamente, o la opción de nuestra vida se realiza sin que ni siquiera caigamos en la cuenta de ello. Pero en cualquier caso, nuestra vida y nuestra acción se inscriben en uno de los sectores contendientes. No hay marginados frente al conflicto social; hay sencillamente, contendores abiertos y contendores solapados, luchadores convencidos y tontos útiles. Demasiadas veces, y más por ingenuidad que por mala voluntad, los universitarios formamos parte de este último grupo. Todos estamos comprometidos: resta saber por quién”.
Ignacio Martín-Baró

domingo, 17 de junio de 2012

Salir a la calle... hacerse visible!!

Muchas veces he visto y escuchado eso de que salir a la calle no sirve para nada, que no se cambia nada a punta de marchitas, y cosas así. Yo creo que ayer miles de personas dejaron claro para qué sirven las marchas: para no ser INVISIBLES.

Cada vez que voy a una marcha (y eso es relativamente frecuente) pienso en este extraño acto de colectivizarse, de hacerse uno a través de muchos, de mostrarse. De caminar junto a muchos otros, muchas otras. En eso de llenarse de esperanza entre todos y todas. Creo que para eso sirven las marchas. Para poner en colectivo tristezas, preocupaciones, esperanzas y alegrías.


Cuando todas esas cosas negativas - producto del acoso laboral, de las políticas públicas que discriminan, o las decisiones que acaban con nuestros derechos, y tantas otras cosas que simplemente nos somete - se quedan en lo individual, las dejamos guardadas para nuestra soledad, pues sencillamente no hay forma de que nos vaya bien. Porque luchar solos contra el mundo es frustrarse, es perder, por eso el poder apuesta por la división, y por eso el poder se mantiene, y casi siempre nos aplasta. Porque somos invisibles, nos hacemos invisibles, nos hacen invisibles. Porque no reconocemos en el otro (a) los mismos problemas, por ego a veces, por miedo otras tantas.

Por el eso el salir a la calle y demostrar que no solo uno siente discriminación, miedo, frustración, indignación, ira, eso nos hace VISIBLES. Porque ese miedo de uno se diluye en el miedo de los otros para transformarse en esperanza, en fuerza. Salir a la calle es convencernos a nosotros mismos que no todo está perdido y que vale la pena luchar, porque no estamos solos, es el acto de reconocernos en el otro.


Ayer pasó eso. Nos reconocimos en esa diversidad tan grande que hubo. Unidos, unidas, por la indignación del discurso fanático, por la indignación que produce la estupidez y la intolerancia, porque creemos que se puede vivir mejor, es más, porque tenemos la certeza de que podemos vivir mejor, decentemente, sin miedo, sin ocultar lo que somos, reconociendo que la diferencia es lo natural, no la imposición de lo homogéneo.

Salir a la calle nos marca el camino hacia el vivir mejor, hacia la dignidad. Ayer salir a la calle hizo que mucha gente nos viera, y mandó un mensaje claro a los portadores del discurso del odio, somos muchos y muchas los que queremos un país decente, que respete nuestros derechos a ser diferentes, a pensar diferente.

Esto no se acaba aquí, todo lo contrario, aquí comienza. Ayer salimos miles a la calle, y es sólo el ṕrincipio, hay que acabar de una buena vez con el discurso del odio. Esta es la vía, haciéndonos colectivo, desde la diferencia, aportando desde nuestra individualidad para construir una nueva subjetividad, un nuevo mundo.

1 comentario:

  1. Josue, todos los días salimos a la calle, pero no recordamos que nos invisibilizamos entre sí. Me parece que además de todas las razones por las que usted apuntó es importante salir a la calle (las cuales comparto en su mayoría), dejó una razón implícita, y es importante recalcar: Salir a la calle, protestar por los derechos incumplidos o violentados es a la vez reconocernos en los demás, con los demás, encontrarnos en eso que la computadora no ofrece, en la interacción cara a cara... Salir de ese mundillo de individualidad que en cada esquina ofrecen y ser parte del colectivo al que siempre pertenecemos pero no tenemos presente. Salir a la calle, es hacernos visibles donde usualmente nos ocultamos, porque el anonimato es confort... salir a la calle es conocernos, apoyarnos, transformarnos.

    ResponderEliminar