“O se opta consciente y reflejamente, o la opción de nuestra vida se realiza sin que ni siquiera caigamos en la cuenta de ello. Pero en cualquier caso, nuestra vida y nuestra acción se inscriben en uno de los sectores contendientes. No hay marginados frente al conflicto social; hay sencillamente, contendores abiertos y contendores solapados, luchadores convencidos y tontos útiles. Demasiadas veces, y más por ingenuidad que por mala voluntad, los universitarios formamos parte de este último grupo. Todos estamos comprometidos: resta saber por quién”.
Ignacio Martín-Baró

miércoles, 7 de mayo de 2008

Juan Diego Castro y "Recuperemos la paz"...!!!

Esta es una de las típicas arengas de este insigne discípulo de la inquisición.

Juan Diego Castro, quien ya nos ha mostrado su incapacidad para entender la realidad política y social de este país, con un discurso muy cercano al fascismo, pretende que volvamos a la edad de piedra.

Ojo por ojo, Diente por diente, y de fijo: vida por vida... Porque, ¿qué otra se puede entender?

Y aunque sea ingenuo preguntar, mejor nos hacemos la pregunta, solo para ponerlo en su real dimensión: ¿qué significan medidas de shock? ¿qué son medidas de emergencia?

Porque eso puede significar muchas cosas.

Para ponerles un ejemplo.

Podría significar cortarle la mano a un ladrón, quien luego podría resultar inocente... pero un inocente sin mano, y aunque fuera culpable... esto podría estar pensando Juan Diego Castro... al fin de cuentas se debe considerar un humanista, totalmente respetuoso de los derechos humanos.

Pero, para poner otro ejemplito, también podría significar torturar a alguien, como hacen en las prisiones gringas de Irak, Afganistán o Guantánamo. Porque esas son medidas de shock, o de emergencia, que entiende el gobierno se deben aplicar para combatir el terrorismo.

Ya veremos si algún día Juan Diego Castro se le ocurre hacer una homologación entre delincuencia y terrorismo, pero a como va, nada es imposible...

Pero medidas de shock, o de emergencia, posiblemente también podría significar el recorte de algunas muchas garantías civiles, individuales o hasta políticas.... quién sabe...

Porque ya sabemos que a Juan Diego Castro le gusta ejercer la autoridad, recuérdese que cuando era Ministro, en el gobierno de José maría Figueres, en un acto del más puro autoritarismo, rodeó la Asamblea Legislativa con la fuerza pública....

Eso le valió que se aprobara una moción de censura en su contra, votada incluso, por los diputados de gobierno... ya vemos que el señor Juan Diego castro se caracteriza por ser un hombre de un ejercicio de la autoridad al mejor estilo de los milicos...

Por eso, medidas de emergencia o de shock, para Juan Diego Castro podría significar hasta la pena de muerte... ya lo escucharon ustedes, actos delitos de shock, medidas de shock... él lo dice... no nosotros...

Y es que el asunto es grave, porque este tipo de discursos fascistoides, sumado al amarillismo de los medios comerciales, al uso político del tema de la seguridad, genera una percepción mucho mayor de inseguridad del que realmente vivimos.

Por supuesto no diremos que no hay inseguridad, es claro que los delitos se cometen de formas cada vez más violentas, también es cierto que el crimen se organiza cada vez más.

Pero lo anterior es tan cierto como que las autoridades de los últimos gobiernos han sido incapaces de, tan solo entender, el problema tan complejo de la seguridad ciudadana, que claramente tiene que ver con la distribución de la riqueza, y para decirlo, más claro, este fenómeno de la delincuencia que vivimos en Costa Rica tiene que ver con el modo de producción capitalista.

Como ustedes ya se habrán dado cuenta, eso los medios o los políticos no lo dicen. Lo que hacen es magnificar el problema, alimentarlo día a día. Ellos necesitan que ustedes y nosotros tengamos miedo.

Porque el miedo, más toda la basura que nos dicen a diario son el caldo de cultivo para justificar y hasta considerar todo tipo de propuestas fascistas, como ésta de Juan Diego Castro.

A estas alturas de la historia de la humanidad, ya debería estar claro, que la mejor forma de combatir la delincuencia es una mejor distribución de la riqueza, una sociedad incluyente, en el que todos y todas, quepan.

Con más cárceles o penas más duras, ya está demostrado; no se reduce la inseguridad, lo que se hace es llenar cárceles, nada más.

Y es que mientras no se varíen las políticas neoliberales que se imponen desde el norte, con la colaboración de la burguesía local, será imposible combatir realmente el problema, desde su raíz: que no es otro que la desigualdad y la exclusión.

Esperemos que este tipo de manifestaciones de intolerancia y de odio, no tengan acogida en la sociedad, y más bien, estén por encima todas aquellas actitudes, propuestas y acciones que tiendan a que la riqueza que se produce, se distribuya entre todos y todas, de igual a igual.

Comentario escrito para la sección "La Frase de la Semana", del Programa Radio 8 de Octubre, en su edición del jueves 1 de mayo de 2008. Radio 8 de Octubre se transmite todos los jueves a las 8 a.m. (con repetición a las 10 p.m.), por Radio U, 101.9 fm. (www.radiou.ucr.ac.cr)

2 comentarios:

  1. Mae fijo usted no ha tenido una pistola en la jupa. Hace poco me pusieron una a mi y si a los hps les hubiese dado la gana de volarme los cesos lo hubiesen hecho. Mae la verdad si esa es la unica forma, estoy de acuerdo, si es a usted que le matan a un hermano por un celular creo que estaria en las mismas.

    ResponderEliminar
  2. bueno, un poco tarde le contesto, el 13 de mayo mataron a una persona muy querida en esas circunstancias que usted menciona, me dolió mucho... pero sigo pensando lo mismo... con más razón, claro que hacer algo, pero la solución no es más violencia. Lo que ocurre es que nos dicen que es la única forma de combatir la delincuencia, y no es cierto. Hay que tomar medidas de corto, mediano y largo plazo,pero quienes gobiernan hacen todo lo contrario a lo que hay que hacer, sencillamente porque no saben qué hacer.

    ResponderEliminar